Yoga para cada tipo de necesidad

El yoga es una práctica milenaria que conecta el cuerpo, la respiración y la mente a través de posturas físicas, ejercicios de respiración y meditación. El resultado de esta combinación de elementos son beneficios físicos, mentales y espirituales, es decir, para la salud en general. No obstante, el yoga es un concepto general que abarca distintos tipos de prácticas, cada una con sus propias particularidades. Cada persona elige el que mejor satisfaga sus necesidades.

De acuerdo a Antonio Flores, propietario e instructor de Inner Yoga Studio, en Guaynabo, existen tantas vertientes del yoga que a veces es complicado identificarlas.

“Con el paso del tiempo, se han ido desarrollando nuevas modalidades de yoga para modernizar la práctica, alejándose un poco de la tradición original hindú y enfocándose más en el aspecto del fitness. Existen muchos estudios que reconocen el yoga como una ciencia física, mental y espiritual, con tantos beneficios que se le ha reconocido como “la medicina natural de este milenio”, afirmó.

Algunas de las modalidades de yoga que puedes conseguir en estudios a través de la isla son:

Hatha yoga

Incluye muchas de las diferentes variantes de la práctica. La mayoría de las formas de yoga occidentales son consideradas hatha yoga. El hatha es un sistema antiguo que incluye la práctica de diferentes posturas, conocidas como asanas, para preparar el cuerpo hacia una práctica más profunda del yoga y la meditación.

Dharma yoga

Enfatiza la búsqueda de la fortaleza, la flexibilidad, el control de la respiración, el balance y la confianza. Se ajusta a todos los niveles y consiste en un recorrido básico e introductorio de las diferentes posturas para reconocer sus secuencias, sincronizar la respiración y lograr un estado meditativo.

Vinyasa flow yoga

Es un estilo de yoga en que las diferentes posturas se coordinan en sincronización con las respiraciones, en un constante flujo y renovación. Es una conexión entre movimiento, exhalación y respiración. En este sentido, el cuerpo se mantiene en un estado de oxigenación mediante el cual se desarrolla y renueva el sistema respiratorio.

Lee también: Cómo comenzar a correr cuando practicas yoga

La persona experimenta un impulso energético al inhalar profundamente, expandir la caja torácica, elevar el pecho y abrir las costillas, para luego descansar y estabilizarse al vaciar los pulmones con la exhalación. Para practicar el vinyasa flow se debe tener un conocimiento básico de las posturas de yoga.

Ashtanga yoga

El rasgo que verdaderamente distingue el ashtanga yoga de otras modalidades es su sistema único de movimiento y respiración. El movimiento realizado en las secuencias de posturas genera calor y ello, a su vez, produce sudor. El sudor depura, purifica e inicia la liberación de toxinas retenidas dentro de las capas de grasa superficiales del cuerpo.

A medida que las personas profundizan en esta práctica, las toxinas retenidas en las capas más profundas del tejido muscular y los órganos internos también son liberadas, lo cual favorece que el cuerpo se mantenga sano, tonificado y flexible. Esto tiene un efecto inmediato en el estado mental, que es el auténtico objetivo del yoga. Para practicar el ashtanga se debe tener un conocimiento básico de las posturas de yoga.

Yoga terapéutica/restaurativa

Es una forma muy suave de yoga que utiliza accesorios e induce una relajación mental y física profunda. Al entrar en un estado de relajación, la persona respira más lentamente, el pulso y las fluctuaciones de las ondas cerebrales se desaceleran y el sistema nervioso entra en pleno descanso.

En combinación con los beneficios de las posturas de yoga, en este estado, el cuerpo puede recargarse de energía y encontrar el equilibrio para comenzar a sanar de manera natural. Mental y emocionalmente, una sesión de yoga restaurativa brinda una sensación de armonía y revitalización. Es perfecta para personas con dolencias o afecciones crónicas.

Power yoga

Aunque es física y mentalmente desafiante, está al alcance de todos los niveles de práctica, desde principiantes hasta avanzado. Lo que distingue al power yoga de los otros estilos de yoga es que no sigue una secuencia de posturas específicas,  sino que se realizan movimientos que funcionan como ejercicios de fortalecimiento muscular y aeróbico.

Lee también: [FOTOS] Yoga y sus posturas para cada necesidad

El power yoga se conoce como una meditación en movimiento en la que se mejoran la fortaleza, la flexibilidad, el rango de movimiento, el patrón de respiración y la concentración. El calor generado durante la práctica contribuye a desintoxicar el cuerpo, acelerar el metabolismo y a producir endorfinas para un sentido de bienestar y armonía.

Runner’s yoga

Basada en los principios del Yin Yoga, esta modalidad está diseñada para ayudar al fortalecimiento, flexibilidad, balance, postura, recuperación y prevención de lesiones de los corredores. Es muy beneficiosa –pero no exclusiva– para atletas de alto rendimiento. Se realizan diferentes posturas y ejercicios para maximizar la fortaleza intrínseca de los músculos y corregir deficiencias en la cadena cinética.

Los ejercicios específicos ayudan a los corredores a desarrollar el potencial de controlar músculos pequeños a través de la sincronización mental. Estos elementos son esenciales para mejorar la forma de correr, la pisada y para prevenir lesiones. Algunos beneficios son mejor oxigenación y descanso muscular y el desarrollo de un mejor enfoque mental para las carreras.

Yoga prenatal

Se modifican las posturas de yoga de acuerdo al nivel de gestación para ayudar a aliviar dolores relacionados con el embarazo y preparar a esa futura madre para el proceso de parto a través del fortalecimiento del piso pélvico, el tronco y las caderas. Este tipo de yoga incorpora muchas técnicas utilizadas en la yoga restaurativa.

Acroyoga

Es una modalidad que combina movimientos de yoga con acrobacias y se practica con un compañero/a. Además de ayudar al fortalecimiento y estabilidad corporal, este tipo de yoga ayuda a crear un sentido de confianza y respeto hacia la pareja con la que se practica. Es perfecto para hacerse con tu pareja, aunque es importante conocer bien las posturas para evitar caídas, golpes o lesiones.

Kundalini yoga

Es un estilo de yoga espiritual y devocional que involucra, en muchas ocasiones, cánticos, mantras, velas e incienso. Se le conoce como “el yoga de la conciencia”, pues a través de la práctica de posturas en combinación con ejercicios de respiración, busca abrir y equilibrar los flujos energéticos del cuerpo (chakras) para prevenir y sanar dolencias físicas y emocionales.

Warrior yoga

Existe el mito de que el yoga es una clase lenta enfocada en posturas complejas, meditación y para mujeres, cuando la realidad es que se creó para los guerreros (combatientes y espirituales), para que pudieran fortalecer y sostener su cuerpo y espíritu durante períodos intensos de mejoramiento y crecimiento personal.

El warrior yoga pretende buscar ese “guerrero en ti”. Es una unión del espíritu del guerrero junto con poses o asanas antiguas para transformar el cuerpo en un instrumento de poder y desempeño. Es una modalidad de posturas intensas, sin necesidad de ser un experto y sincronizar la respiración para descubrir ese guerrero en ti.

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply