Transforma tus breaks a dance breaks

Sí, me leiste bien. Es tiempo de cambiar tus breaks a dance breaks. Busca los audífonos, haz el playlist y convierte de cualquier lugar tu pista de baile para soltar el estrés con dos o tres pasos prohibidos. Este fun moment de tu día puede ser solamente cinco minutos (pero sabemos que vas querer bailar un ratito más).

Lo sé, en un break lo menos que quieres es ponerte a bailar. Entre ajetreos y momentos de ansiedad, bailar es una actividad muy feliz en donde nos liberamos de todo. Por ahí dicen que antes de que salga el arcoiris, debe de llover. El sacudeo corporal podría resultar más necesario de lo que pensamos. Bailar puede tener efectos positivos en nuestro cuerpo y salud mental.

Nuestro cuerpo necesita moverse y sentirse liberado.  Un dance party de ti para ti antes de comenzar la semana o en medio de un día abrumador es un clean slate, para reiniciar tu cuerpo y tu mente.

¡Las reglas las pones tú! Después de que muevas tu cuerpo y sueltes toda esa tensión de tu cuerpo, las instrucciones de “cómo darle hasta abajo” están completamente up to you. Yo suelo (y recomiendo) multitask mi dance break. Implementó estos momentos como parte de mi self-care mientras organizo mi cuarto o preparo mis cosas para la semana. Los dance breaks se han convertido en una herramienta importante para evitar procrastinar, específicamente cuando me siento cargado. Aprovecho cualquier momento y busco los oldies favoritos y los pongo en shuffle para fluir y emocionarme mientras hago “mi concierto” doblando ropa.

Writer tip: Eleva tu dance break a un concierto cantando con tu cepillo favorito como si fuera tu micrófono. Te garantizo que es una experiencia liberadora, entretenida y quemas calorías además. Saca tu inner child a pasear.

Estas intervenciones activas no tienen que ser complicadas. A veces el dance breaks pueden ser un karaoke en el tapón. La clave aquí es despejar la mente y sandunguear el cuerpo, aunque sean solamente los brazos y la cabeza mientras esperas a que cambie la luz.

 Suena raro comenzar, pero una vez la música comienza a fluir deja que tu cuerpo reaccione y disfrute del momento. Conocer tu cuerpo puede ser una experiencia que ayude a elevar tu self confidence. Tampoco molesta que sea como un mini-workout. ¡A bailar!

No Comments Yet

Leave a Reply