La mejor manera de desayunar

Muchas veces escuchamos que el desayuno es la comida más importante del día. Sin embargo, la realidad es que toda nuestra alimentación es valiosa.

El desayuno es clave para determinar cómo una persona se manejará durante el día.  El organismo debe tener diferentes fuentes de energía, no solo para poder movernos, sino también porque de esto dependerá cómo nos sentimos, pensamos y nos expresamos.

La palabra desayuno viene del latín “dis-iunare”, que significa romper el ayuno después de un tiempo prolongado. Toda la noche estuviste en este estado, por lo que es importante proveer alimento a tu cuerpo durante las primeras horas del día.

Ahora, es bien importante entender que el cuerpo estuvo trabajando toda la noche y necesitará energía, sin embargo, no debes brindarle rápidamente alimentos fuertes. El cuerpo necesita algo simple para despertar, por lo que darle un súper desayuno puede ser perjudicial para la salud.

Después de este ayuno, es importante comenzar con alimentos simples y no fuertes. Por ejemplo, comenzar el día con un vaso de agua a temperatura ambiente, un té de limón, o un jugo de vegetales hará que tu cuerpo se relaje y se prepare adecuadamente. Unos 20 minutos más tarde entonces puedes proveer un desayuno completo.

Algunas maneras de comenzar el día antes de tu desayuno  son:

 Bebe agua al levantarte

Este hábito mañanero tiene muchos beneficios, ya que luego que te levantes permite al cuerpo restaurarse y llevar a cabo aquellas funciones que necesitas para una salud óptima.

 1 taza de agua caliente con limón amarillo

Esto proporciona a tu organismo muchos beneficios, como estimular la desintoxicación, propicia el buen funcionamiento del hígado, fortalece el sistema inmune, promueve la quema de grasa, y alcaliniza el agua. Además, el ácido cítrico del limón ayuda a mantener el ph de nuestro cuerpo, ayuda a combatir la acidez, estabiliza la resistencia de insulina, entre otras cosas.

Jugo de vegetales

iStock_000079812477_Medium (1)

Los jugos verdes  ayudan a limpiar y restaurar el cuerpo, ayudan a mantener el metabolismo en movimiento, mejoran la resistencia y aumentan la producción de energía y, como los dos anteriores, ayudan a desintoxicar el organismo.

 Frutas

Comenzar el día con frutas también es una excelente idea antes del desayuno. Y justo después de un ayuno de más de 7 horas de sueño, es una de las maneras más eficaces para brindarle  al cerebro los niveles de glucosa que requiere.

Cualquiera de estos hábitos es excelente para dar comienzo a tu día y romper con el ayuno de toda una noche. Siempre recomiendo crear un hábito con cualquiera de estas alternativas y, luego de 20 minutos, tomar un rico desayuno.

Bríndale a tu cuerpo lo necesario para que pueda tener una hermosa armonía. De esto dependerá todo tu día, te sentirás mejor y con mucha energía.

La autora es experta en nutrición holística. Para más información, visita la página de PregWoFit.

No Comments Yet

Leave a Reply