Juguetes seguros

La seguridad de los niños está en manos de los adultos. Para evitar lesiones no intencionales, debes regalarles juguetes adecuados para ellos. Sigue las siguientes recomendaciones para que pasen unas navidades seguras y felices.

La doctora Milagros Martín de Pumarejo, directora de la Sala de Emergencia del Hospital Pediátrico, aclara que los accidentes son eventos que realmente no podemos prevenir. No obstante, existen otros que equivocadamente identificamos como “accidentes”, pero no lo son porque se pueden evitar. Este es el caso de las lesiones no intencionales, como por ejemplo: atragantamientos o quemaduras.

La catedrática de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas explica que durante las navidades, en la sala de emergencia, atienden muchos casos de niños que se atragantan con objetos pequeños y se asfixian. Por lo general, se ahogan con piezas de juguetes.

Como medida preventiva, la doctora exhorta a regalar juguetes apropiados para la edad y etapa de desarrollo del menor. “A los niños pequeños se le regalan juguetes grandes, porque los menores de tres años se llevan todo a la boca. Si un objeto cabe en un cilindro de papel de baño, puede causarle atragantamiento a un niño”, apunta. Igualmente, añade que se deben seguir las recomendaciones que el fabricante coloca en la caja del juguete. Si en el hogar, hay un niño más grande, que ya puede jugar con juguetes pequeños, aconseja que estén pendientes para que el pequeño no tenga acceso a piezas con las que pueda atragantarse.

La doctora sugiere que opten por juguetes educativos o que contribuyan a desarrollar las destrezas motoras del niño. Asimismo, recalca que se prefieran alternativas que promuevan el compartir familiar, como pueden ser los juegos de mesa o rompecabezas.

Cuando se regalan bicicletas, patines o patinetas, lo más responsable es incluir el equipo protector (casco, rodilleras y muñequeras). “Los queremos libres afuera de la casa, pero con equipo adecuado para evitar lesiones. El 80 por ciento de las muertes asociadas a la bicicleta se puede evitar, si usan un casco protector”, señala Martín de Pumarejo. Además, enfatiza en que los padres deben usar el casco cuando corran bicicleta para que el niño aprenda que es lo correcto y no se resista a usarlo. El casco debe ser del tamaño adecuado para el menor.

Las quemaduras por el uso de pirotecnia también son comunes en esta temporada. La catedrática recomienda que los niños y adolescentes no manipulen estrellitas, petardos, cohetes y cherry bombs, entre otros. Además de quemaduras en la piel, estos pueden causar lesiones en los ojos y pérdida de dedos de las manos.

Si un menor de la familia sufre una lesión o trauma, que no pueda atenderse en el hogar, llama al 9-1-1 y/o acude a la sala de emergencia pediátrica más cercana.

Foto: Pixabay

No Comments Yet

Leave a Reply