Escoge la proteína adecuada para tu cuerpo

Hoy en día vemos en las tiendas muchas opciones de polvos de proteína y las redes sociales nos bombardean con distintas marcas, cada una diciendo que es la mejor. Pero a la hora de la verdad, ¿necesitas tomar un suplemento de proteína? Recuerda que estos polvos son un suplemento, no un alimento.

Nada sustituye a la comida. Primero, es importante que la fuente principal venga de alimentos y no solo eso, sino que comas proteína de alta calidad como carne grass-fed, salmón capturado en la naturaleza (wild-caught), pollo sin antibióticos, etc.

Como en la comida, en los polvos de proteína la calidad lo es todo. Comprar uno es una buena opción si:

  • Necesitas más proteína de la que puedes comer
  • Te sientes bien en una dieta con proteína, pero comprar proteína de calidad es muy costoso
  • Estás mucho en la calle
  • Viajas mucho y necesitas algo rápido y fácil

Recuerda que la proteína es una sustancia procesada. Para que esté en polvo y tenga un buen sabor y textura, hay que estar pendiente de todos los ingredientes. No debe tener azúcares, colores, sabores y azúcares artificiales ni soya, en el caso que seas alérgico. También evalúa si solo quieres la proteína. También puedes elegir un polvo de proteína normal o uno que tenga además vitaminas, minerales y nutrientes esenciales.

Hay tantas opciones: Suero de leche (whey), clara de huevo, a base de plantas (guisantes, soya), colágeno, etc. Tomar una decisión puede ser bastante abrumador.

Las más comunes:

Hay dos clases de polvo de proteína de suero de leche (whey): concentrado y aislado (isolated). El primero tiene componentes biológicamente más activos y proteínas, lo que resulta una opción muy atractiva para atletas y guerreros de fin de semana, pero también contiene lactosa y grasas. Es importante asegurar que la fuente de concentrado es de la más alta calidad. Las hormonas esteroideas, siendo altamente solubles en grasa, se encuentran en la parte grasa del suero de leche y otros productos lácteos.

La concentrada es la fuente de proteína más pura disponible durante el proceso, ya que se elimina una cantidad significativa de la grasa y la lactosa, así como la mayoría de las sustancias potencialmente dañinas, especialmente de las hormonas.

¿Cuál es mejor? Depende de ti. Si eres sensible a la lactosa, experimenta con la proteína de clara de huevo o una a base de plantas.

La autora es instructora de yoga y health coach. Puedes comunicarte con ella a través de sus redes sociales en Facebook e Instagram como Eva Vega Yoga y en su página oficial balastudiopr.com.

Foto: Jaime Rivera / LMH

No Comments Yet

Leave a Reply