Conoce la diferencia entre emoción y sentimiento

“Confía en lo que sientes más que en lo que piensas”.

Esta frase me encanta y es del maestro y experto en meditación Deepak Chopra. La escogí porque es una frase tan sencilla pero lleva tanto significado que tal vez no se imaginan.

Como siempre me leerán repetir, las emociones son energía en movimiento. Nosotros somos seres más que físicos y tenemos un cuerpo emocional/energético al que debemos poner mucha atención. La energía se expresa a través de vibraciones, por ende nuestras emociones son vibración, y responden a las otras vibraciones que nos rodean.

4 pasos para liberarte de toxinas emocionales

Las mujeres tenemos esta parte más desarrollada, y es lo que muchas conocen como el sexto sentido. La mayoría de las veces las emociones nos hablan, y es este sexto sentido al que tenemos que poner atención.

Aquí les quiero explicar la diferencia entre una emoción y un sentimiento. La emoción, en palabras sencillas,  es lo que sentimos inconscientemente; es la reacción de nuestro ser ante un estímulo, en particular de nuestro entorno. El sentimiento es la parte consiente y cómo expresamos esa emoción; diríamos que es una reacción “modificada” por nuestra mente consiente.

¡Y aquí está la varita para hacer magia! Ya que los sentimientos son conscientes, podemos influir sobre ellos. Eso significa que podemos modificar cómo nos sentimos a través de nuestra mente o pensamientos.

Por ejemplo: El estrés es la emoción con la que reacciona tu cuerpo antes una situación en particular, pero tú puedes elegir sentirte relajada ante esta situación, a través del control de la mente y tus pensamientos.

¿Cómo mantener una actitud mental positiva?

Sin embargo, controlar nuestros sentimientos no es tan fácil como parece. La parte más importante es la de saber reconocer cuándo es que una emoción nos está afectando y necesitamos modificarla.

Para eso es esencial que conozcas quién eres, qué valores te definen, qué cosas te incomodan, y cómo reacciona tu cuerpo físicamente ante las circunstancias. Se trata de conectar con tu “Yo”.

Por ejemplo: ¿Haz notado alguna vez que, al hablar con una persona extraña, cruzas tus brazos o las piernas? Tu cuerpo está reaccionando a una emoción interna de que la vibración de esa persona no va acorde con la tuya. También ocurre al contrario cuando una persona vibra en tu misma sintonía; te sientes cómoda, relajada y tu cuerpo responde receptivo. En cualquier caso, lo recomendable es hacerle caso a la emoción y si la reacción a esta no es la ideal, lo mejor es buscar las herramientas para cambiarla.

En el coaching holístico utilizo estas herramientas de la inteligencia emocional para ayudarte a crear armonía en las situaciones que te rodean. Se trata de conocer cómo te sientes en estas áreas, modificar tu reacción y guiarte hacia donde te sientas cómoda, relajada y receptiva.

¿Cómo estás reaccionando ahora mismo en tu salud física, emocional, mental, espiritual o financiera? ¡Vale la pena intentarlo!

 

La autora es asesora en el manejo de estrés y salud holística. Síguela en Facebook o accede a su página web

No Comments Yet

Leave a Reply