Conexión entre la boca y el corazón

Existe una estrecha relación entre tu boca y tu corazón. Y es que sufrir de enfermedad periodontal o inflamación severa de las encías pudiera tener un efecto directo en afecciones cardiovasculares, entre otras.

Conocida por varios nombres como gingivitis (en sus primeras fases), enfermedad periodontal o periodontitis (en fase severa), esta resulta en inflamación de las encías causada por la placa o las bacterias que se acumulan constantemente en los dientes. Esta placa se remueve mediante el cepillado dos veces al día y el uso del hilo dental, pero si se acumula puede hacer que las encías se vayan separando de los dientes formando bolsas donde se acumulan las bacterias.

Si la placa no es removida a tiempo, se endurece y requiere la intervención del dentista y, o en último caso, resulta en pérdida de dientes o del tejido que los sujeta, inclusive el hueso. Lo más triste es que, en la mayoría de los casos, es totalmente prevenible con un buen régimen de limpieza y visitas periódicas al dentista.

Periodontitis y otros padecimientos

Investigaciones sugieren que cuando existe la enfermedad periodontal, una tarea tan normal como la de masticar o cepillarse puede lastimar el tejido de la encía, permitiendo que la bacteria entre al flujo sanguíneo. La acumulación de esta bacteria en las válvulas del corazón, por lo general, conduce a una infección fatal, a menos que sea tratada.

Los científicos creen que la bacteria encontrada en la cavidad oral entra al torrente sanguíneo, se adhiere a las placas grasas y contribuye a la formación de coágulos. Además, se ha descubierto que las personas que sufren de enfermedad periodontal corren doble riesgo de contraer la enfermedad de las arterias coronarias, en comparación con aquellos que no la sufren.

Aunque existe esta correlación, es importante recalcar que no necesariamente una causa la otra, sino que tienden a ser prevalecientes ante la presencia de la enfermedad periodontal.

Como con otros problemas de salud, el fumar es un factor de riesgo que abona a su desarrollo.

Los síntomas de esta enfermedad son:

  • Encías que sangran al momento de cepillarse o utilizar el hilo dental
  • Retiradas de la superficie del diente
  • Enrojecidas, hinchadas o suaves al tacto
  • Mal aliento persistente
  • Pus entre sus dientes y las encías
  • Dientes flojos o separados
  • Cambios en la mordida (o manera en que sus dientes encajan al morder)
  • Cambios en el acomodo de puentes o dentaduras parciales

Desde el 2007 la Asociación Americana del Corazón ha emitido nuevas guías recomendando que se utilicen antibióticos preventivos antes de un procedimiento dental (como limpieza dental o extracción de dientes) solo para pacientes con:

  • Válvulas artificiales del corazón
  • Historial de endocarditis infecciosa
  • Ciertas dolencias congénitas del corazón
  • Pacientes trasplantados del corazón con problemas en una válvula, entre otras condiciones serias del corazón
No Comments Yet

Leave a Reply