¿Cómo ocurre el proceso de sanación del cuerpo?

Durante el mes de febrero estuve en Sedona, Arizona, tomando seminarios avanzados de Myofascial Release, la técnica que utilizo para ayudar a mis clientes a aliviar el dolor exitosamente. En esta ocasión estuve especializándome en salud de la mujer, pero de eso hablaré en otro blog.

En  mis clases con el profesor John F. Barnes, creador de la terapia Myofascial Release,  estuvimos conversando sobre como una persona siente el dolor. Especialmente cuando comienza un tratamiento e inicia la crisis curativa. La crisis curativa o proceso curativo es la manera en que el cuerpo empieza a sanar de adentro hacia afuera. Desde las capas más profundas de la fascia, hasta la superficie.

La fascia no solo encierra dolor e inflamación. También mantiene atrapada memoria, trauma, estrés, accidentes, residuos de medicamentos y toxinas.

La fascia es un tipo de tejido conectivo compuesto por colágeno, una proteína que da fuerza al tejido; elastina, una proteína que provee elasticidad y flexibilidad; y sustancia matriz, que es líquida, digamos que agua.

Ese tejido provee firmeza, flexibilidad, protección y cohesión al cuerpo. Protege cada órgano del cuerpo, músculo, hueso, ligamento, tendón, en fin, todo nuestro cuerpo está compuesto y protegido por la fascia. Cuando la fascia se contrae debido a inflamación, trauma, mala postura, movimientos repetitivos, hasta cuando dormimos mal, pierde su flexibilidad y comienza a ejercer presión sobre articulaciones, músculos hasta llegar al hueso. Según estudios, unas 2,000 libras de presión por pulgada cuadrada es lo que causa dolor intenso, adormecimiento, palpitación, cambio de temperatura en el área, ya sea más caliente o más fría.

Lee también: 12 preguntas curiosas sobre el masaje

La terapia de Myofascial Release ayuda a que la fascia regrese a su elasticidad normal, liberando la restricción que provoca y de esa manera alivia el dolor. Sin embargo, como parte del proceso de recuperación puede existir momentos en los que se siente mayor dolor y en ocasiones la persona que lo padece no sabe por qué.

John Barnes compartió con nosotros estas preguntas y respuestas que ayudan a entender el proceso de crisis curativa y el proceso de sanación del cuerpo:

¿Por qué siento que mis síntomas empeoran luego de una terapia?

Lo que experimentas es una crisis curativa. A veces ocurre que te sientes peor antes de sentirte mejor. ¿Por qué ocurre? Esto sucede cuando comienzas a entrar en capas más profundas de la restricción de la fascia. No solo los síntomas pueden intensificarse, sino que otro tipo de sensaciones o emociones salen a la superficie. Por lo general este proceso dura 48 horas, quizá más. Es la manera en que tu cuerpo es consciente de todo con lo que estás tratando diariamente, pero te “desconectas de tu cuerpo” y no sientes. A veces puede que sientas que das dos pasos adelante y uno hacia atrás.

¿Qué debo hacer si los síntomas empeoran o si tengo una crisis curativa?

Cuando tu cuerpo sufre una crisis curativa puede que te asustes. Recuerda que la técnica de Myofascial Release nunca hace daño. Utiliza las terapias de autotratamiento recomendadas por tu terapeuta para que sientas alivio. Un programa de autotratamiento combinado con tus sesiones de terapia ayudará a que tu proceso de sanación sea más rápido.

También ayuda pasar un tiempo a solas, en silencio, enfocando la atención en tu cuerpo. Trata de adentrarte en los sentimientos que salen a flote en este momento. Permítete sentir los síntomas y conéctate con lo que hay más profundo.

Lee también: Elige la terapia de masaje que más te conviene

Permítele a tu cuerpo soltar, dejar ir todo lo que no sirva, lo que no cumpla un propósito. Y permítete sentir todo lo necesario para que tu cuerpo pueda sanar. Esto puede traer recuerdos, emociones, temblores, sudor… la lista es infinita. La clave es que te dejes llevar, desahogues tus sentimientos sin prejuicios y sin ataduras.

“No quiero tener esa sensación o ese recuerdo de nuevo”

El hecho es que a nivel subconsciente, lo estás experimentando día y noche, como un disco rayado. En tu subconsciente el trauma continúa ocurriendo continuamente. El camión que está a punto de impactarte; el bisturí que corta tu piel o aun experimentas el trauma.

En la seguridad del ambiente terapéutico es mejor sentir el dolor o el miedo por un corto periodo de tiempo, comparado a pasar el resto de la vida “lidiando” con él. “Lidiar” es perder la batalla, porque tu subconsciente te controla al aferrarse a los traumas no resueltos que se solidifican en la sustancia matriz o líquido de la fascia. Ese aferrarse constante empeora y riega los síntomas con el tiempo.

“Ya yo trabajé con el problema; no quiero volver a traumatizarme”

La terapia de Myofascial Release nunca lastima o retraumatiza. Esta terapia permite el descubrimiento de traumas físicos y/o emocionales no resueltos. El cuerpo/la mente procesa la información mediante la mente consciente que completa lo que fue la experiencia fragmentada y permite la solución. Myofascial Release permite la sanación a nivel más profundo.

¿Por qué mi terapeuta trata todo mi cuerpo en vez de concentrarse en el área de dolor?

Terapeutas y médicos tradicionales fueron educados para “arreglar” los síntomas en vez de buscar la causa del problema. Además, por lo general ignoran el efecto que la conciencia tiene en el proceso curativo. La filosofía de Myofascial Release es tratar al ser humano en su totalidad, no solo enfocarte donde están los síntomas. De esta manera el terapeuta puede enfocarse en encontrar la raíz del problema  y facilitar la verdadera sanación de la persona.

La autora es terapeuta del masaje, especialista en manejo del dolor y propietaria de Benestare. Para más información, puedes comunicarte al (787) 232-2010, benestarepr.com o yami@benestarepr.com. Puedes acceder al Fan Page de Benestare en Facebook.

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply