Bebés con problemas de salud relacionados al zika necesitan atención

Aproximadamente uno de cada siete bebés de un año o más de edad en el presente, nacidos de madres que tuvieron una infección por el virus del zika durante el embarazo han tenido uno o más problemas de salud posiblemente causados por la exposición al virus antes de nacer, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Algunos de estos problemas de salud no fueron evidentes al momento de nacer.

Entre los que pueden manifestarse en los niños, figuran los defectos de nacimiento, las dificultades con la visión y audición, las convulsiones, el retraso en el desarrollo, los problemas con el movimiento de las articulaciones y demasiado tono muscular que restringe los movimientos del cuerpo después del nacimiento.

En alrededor de 4,800 embarazos que tuvieron lugar en áreas con zika, entre ellas Puerto Rico, y fueron notificados al Registro de Casos de Zika en el Embarazo y en los Bebés en Estados Unidos (USZPR), los resultados de laboratorio mostraron que pudo haber o se confirmó una infección por el virus del zika entre el 2016 y el 2018. De estos embarazos, 1,450 bebés tenían al menos un año de edad al primero de febrero del 2018. Muchos de ellos no recibieron las pruebas recomendadas para detectar posibles problemas de salud relacionados con el virus. La evaluación y el monitoreo minuciosos de estos niños es fundamental para garantizar la detección temprana de posibles discapacidades y la remisión a servicios de intervención temprana.

La infección por el virus del zika durante el embarazo puede causar problemas graves de salud en los bebés, como defectos de nacimiento y problemas de visión, incluso afecciones que no siempre son evidentes al nacer”, dijo el director de los CDC, Robert Redfield. “Todavía estamos aprendiendo sobre la amplitud total de los problemas de salud a largo plazo que estos bebés podrían enfrentar. Agradecemos a los médicos por su compromiso continuo de llevar a cabo todas las pruebas y evaluaciones necesarias para asegurar la atención adecuada”, agregó.

Los CDC recomiendan que a todos los bebés nacidos de madres que tuvieron una infección por el virus del zika durante el embarazo se les hagan diversas pruebas de detección y reciban atención aun cuando parezcan sanos al nacer.

Los datos reportados, correspondientes a Puerto Rico, Samoa Estadounidense, las Islas Vírgenes, los Estados Federados de Micronesia y la República de las Islas Marshall, mostraron que puede mejorarse la situación con respecto a las pruebas de detección y la atención que estos bebés reciben. Por ejemplo, aunque se reportó que al 95 % de los 1,450 bebés incluidos en el análisis se les había hecho un examen físico a las dos semanas de nacer, también se reportó que solamente al 36 % se les realizó el examen de la vista recomendado.

La atención médica que reciban estos niños debe estar formada por un equipo multidisciplinario que incluya infectólogo, neurólogo, oftalmólogo, genetista, endocrinólogo, pulmonólogo, otorrinolaringólogo, nutricionista, gastroenterólogo, terapista ocupacional y/o del habla, ortopeda y fisiatra.

Foto: Pexels

No Comments Yet

Leave a Reply