La importancia del apoyo del padre durante el embarazo

Hace años, tradicionalmente, el hombre no era un participante activo durante el embarazo, siendo su rol más bien biológico y de proveedor. Al ser la mujer quien carga el bebé por 9 meses, lo cual casi automáticamente crea un lazo muy fuerte entre la madre y el bebé, por muchos años no se le dio la importancia merecida a la conexión y relación del padre con la criatura formándose dentro de otro cuerpo.  Pero, debido a muchos factores, entre estos el cambio en el rol de la mujer en la sociedad y cambios sociales en la percepción de lo que es ser un padre, cada vez se le da más importancia al rol del papá durante el embarazo y las etapas muy tempranas del bebé. 

De hecho, en muchas especies de animales, los padres realizan lo que se podría llamar “una inversión biológica” para aumentar las posibilidades de que su hijo/a sobreviva y pasar el ADN a una próxima generación: desde cuidando y empollando huevos hasta protegerlos de posibles depredadores. Por lo tanto, esta es una conducta de instinto animal. En los humanos, se ha demostrado la reacción biológica del padre al embarazo en estudios que miden hormonas y químicos en el cuerpo de hombres que esperan un bebé: sus niveles de testosterona, cortisol y prolactina cambian, haciendo que este muestre unas conductas más sensibles y protectoras hacia el bebé. En ocasiones, el compañero de la gestante presenta los síntomas comunes del embarazo, tales como aumento de peso, náusea matutina, cansancio y alteraciones del estado de ánimo. Esto podría deberse a sentimientos de empatía, pero no hay certeza sobre la causa de este fenómeno.

El apoyo incondicional del padre a lo largo del embarazo ayuda a la madre a manejar de mejor manera los cambios de humor, el estrés y toda la experiencia que supone la espera de un bebé. Tal y como evidencia una investigación publicada en la revista Matronas Profesion, el acompañamiento y apoyo del padre durante todo el embarazo “resulta beneficioso para fomentar, de manera notable, el vínculo de apego”.

Los hombres llevan la tensión internamente y muchas veces, el miedo a parecer débiles, les hace ocultar sus sentimientos. Algunos, especialmente los primerizos, inicialmente tienen preocupaciones sobre qué es ser padres, cómo se deben comportar y si podrán proveer adecuadamente para ese niño o niña.

Este tipo de procupación es normal y eventualmente lograr que el padre sea también el protagonista durante esta etapa ofrece muchos beneficios en el objetivo de traer al mundo un bebé sano.

Algunos consejos para la participación del padre durante el embarazo son:

  • Acudir de forma constante a los exámenes prenatales y ser partícipe activo, haciendo preguntas y aclarando inquietudes.
  • Ser parte de la rutina diaria de cuidados de la madre, como acompañarla a hacer ejercicios, alimentarse bien e informarse sobre temas relacionados con el embarazo.
  • Acompañar a la madre a clases de preparación para el parto y, de esta forma, estar preparado para lo que viene.
  • Preparar el hogar para la llegada del bebé. Elegir el coche, decorar el cuarto y comprar la cuna son parte de las decisiones que se deben tomar en pareja.
  • Escoger juntos el nombre del bebé es un ritual importante en el que ambos deben aportar.

Estudios también han demostrado que uno de los factores que propicia conductas adecuadas de apego entre el padre y el niño es la presencia de este durante el nacimiento. Otro factor es que poco tiempo después del nacimiento haya contacto físico entre el padre y el bebé. Muchos expertos creen que la presencia del hombre durante el parto ayuda a la sensibilidad del padre respecto a las necesidades del niño, además de que su compañera generalmente agradece la presencia y su involucración.

Al ser importante la participación del padre durante el embarazo, no solo para la unidad de la pareja, sino también para desarrollar una relación de apego entre el padre y el bebé, es importante que la pareja seleccione clínicas e instituciones que compartan ese sentir y fomenten la presencia del padre durante exámenes, sonogramas, clases y el parto en sí.

La autora es cofundadora y CEO del Centro de Sonografía Pre-Vue 4D.

No Comments Yet

Leave a Reply