Lo que no debes hacer en tu rutina de belleza

Tenemos que vivir en nuestra piel durante toda nuestra vida, por eso es importante cuidar de ella. Para mantener tu piel lo más saludable posible es importante crear una rutina de belleza especializada para ti. Sin embargo, aquí hay cinco cosas que deberías evitar en tu rutina de belleza.

No exfolies tu piel más de lo necesario

Exfoliar tu piel es un proceso clave para mantener nuestra piel saludable. Elimina las células muertas de la piel que obstruyen los poros, lo que provoca espinillas y granos. Sin embargo, existe tal cosa como una exfoliación excesiva, según explica Huda Beauty. Si se hace con demasiada fuerza, puedes terminar rascando la superficie de la barrera protectora de la piel, dejándola abierta a infecciones y expuesta a toxinas en el ambiente. Por eso, encontrar un equilibrio correcto es clave.

No toques tus granos

Nuestra piel hace un trabajo increíble protegiéndonos, que a veces olvidamos cuán frágil es y cuán cuidadosos debemos ser con ella. Todos sabemos que no debemos tocar nuestra piel, pero la realidad es que cuando nos sale acné no podemos evitar tocarlo. Pero sabías que cuanto más aprietas y tocas tu grano, más inflamación creas debajo de la piel. Además todas las bacterias de la punta de tus dedos se regarán toda tu piel, y penetrarán ese agujero que acabas de hacer en tu cara, haciendo más probable que el grano regrese, y posiblemente aún más inflamado que antes.

 

No proteger tu piel del sol

Debes usar protector solar todos los días. El sol es responsable del 90% del daño que puede sufrir tu piel. El sol destruye el colágeno, lo que causa flacidez y arrugas, y los rayos UV causan manchas oscuras. Sin mencionar que el protector solar también ayuda a proteger tu piel de los rayos UV que causan cáncer.

No descuides tus ojos ni tu cuello en tu rutina de belleza

Las patas de gallo debajo del ojo y el cuello son algunos de los signos más evidentes del envejecimiento. Asegúrate de utilizar cremas para tu cuello y debajo de tus ojos para tonificar e hidratar. Asegúrate de ser suave y masajea con movimientos ascendentes para no tirar de la piel hacia abajo, que es precisamente donde no quieres que vaya tu piel.

Usar los mismos productos por siempre

Es posible que hayas encontrado una crema hidratante que funciona para tu piel, pero no te funcionará por siempre. Eventualmente, tu piel cambiará y se adaptará a cualquier ingrediente activo en su producto, de modo que con el tiempo, se volverán menos efectivos. Además, tu piel cambia, por eso algunos productos que te funcionaron hace uno o dos años, puede que ya no te funcione. Por eso es importante conocer tu tipo de piel y reevaluarla constantemente, como cada seis meses, porque hay muchas cosas que pueden afectarla; desde las hormonas y el medio ambiente hasta los niveles de estrés y la edad. También debes considerar cambiar tu rutina de cuidado de la piel a medida que cambian las estaciones.

No Comments Yet

Leave a Reply