Vivir aquí y ahora

Tú puedes aquietar tu mente. Vas a hacer una presentación en el trabajo y ya anticipas que algo saldrá mal. No dejas de pensar en aquel desenlace amoroso que tanto te dolió y crees que la historia se repetirá en tu próxima relación. Repetitivamente, piensas en qué pasará si pierdes tu empleo. En fin, tu cerebro anda divagando entre el pasado y el futuro impidiendo que te enfoques en el ahora.

La psicóloga clínica, Kevia Calderón Jorge, explica que vivir en el presente es enfocarse en las emociones y vivencias que se experimentan en el momento. Es estar atentos a lo que nos está pasado ahora para resolver las situaciones que nos afectan y tomar responsabilidad por ello. “Vivir en el presente es pensar en cómo me afecta esto que estoy viviendo ahora, en cómo me siento y en qué herramientas tengo para lidiar con las situaciones y emociones”, apunta.

Cuando estamos pensando en el pasado o el futuro, perdemos energía y la capacidad de resolver situaciones en el presente. Ahora bien, la doctora señala que los aprendizajes adquiridos en el pasado pueden darnos ideas sobre cómo reaccionar a ciertos conflictos en el presente. Pero no se trata de vivir pensando en lo que ya pasó y haciendo cuenta de lo bueno o malo que vivimos. Algo similar ocurre con el futuro. “El futuro no ha llegado. Sin embargo, el presente nos da la posibilidad de trabajar para construir un futuro prometedor. Así que, debemos enfocarnos en lo mejor que puedo hacer ahora con los recursos que tengo”, agrega la doctora, quien utiliza esta estrategia terapéutica para ayudar a sus pacientes a lidiar con ciertas situaciones.

Vivir atado al pasado puede provocar estancamiento y dificultad para movilizar los recursos que se tienen para estar y sentirse mejor. Algunas personas pueden sentirse víctimas de experiencias negativas que vivieron, lo que les impide seguir adelante con sus vidas. Del mismo modo, adelantar el futuro, lo que usualmente hacemos con una mirada pesimista, puede predisponer a la persona a la catástrofe y sobrecargarla emocionalmente, lo que produce tensión y ansiedad.

“Enfocarnos en un panorama negativo, nos quita la posibilidad de exponernos a nuevas experiencias por temor. No nos permite ver las cosas positivas que pueden estar ocurriendo”, expone.

La doctora Calderón Jorge recomienda hacer introspección para estar en contacto con las emociones y pensamientos. “Es necesario trabajar con los esquemas de pensamiento para reeducarnos y dirigirlos a trabajar con lo que tengo ahora para crear algo bueno para mí”, añade. Además, aconseja buscar ayuda profesional cuando se estime necesario.

Ancla tu mente

Estar en el presente es la habilidad de soltar los pensamientos repetitivos sobre el pasado o anticipaciones del futuro, así lo explica Verónica Fernández Díaz, facilitadora certificada de Mindfulness. La experta en esta técnica menciona que el cerebro desarrolla el hábito de no estar en el presente, por lo que es necesario “readiestrarlo”. “Creemos que estos pensamientos son la realidad, y no necesariamente las anticipaciones son reales. Creamos un universo alrededor de esos pensamientos y lo habitamos, pero eso no es lo que realmente está pasando. Hay un dicho tibetano que dice: ‘No creas todo lo que piensas’”, apunta Fernández Díaz.

“En el pasado, el ser humano tenía que anticipar peligros inminentes, como podía ser el ataque de un animal, para sobrevivir. Pero la sociedad ha evolucionado, por lo que ya no tenemos esa necesidad. Es necesario activar conscientemente otras partes del cerebro para tener pensamientos que nos proporcionen mejor calidad de vida”, señala Fernández Díaz, quien en 2012 fundó el Instituto de Mindfulness en el Viejo San Juan.

Las técnicas de Mindfulness están dirigidas a unir el cuerpo y la mente, y a anclar los pensamientos en el presente una y otra vez. Igualmente, permiten la introspección para autoconocerse y relacionarse mejor con las emociones. De acuerdo con Fernández Díaz, para obtener resultados y crear un hábito hay que practicar todos los días al menos diez minutos.“Para estar en el aquí y ahora no basta con tener la intención, hay que tener la habilidad que se consigue con la práctica”, asegura.

Foto: Pixabay

No Comments Yet

Leave a Reply