Recomendaciones para un buen arranque

Se sabe que el ejercicio físico favorece otros hábitos de vida saludable. Los expertos están de acuerdo en que si se adquiere durante la niñez, es más fácil que se mantenga toda la vida. Con la obesidad al acecho y la insistencia de las autoridades en promover la actividad física, muchos padres se encuentran en la situación de querer hacer algo, pero no saben por dónde comenzar. Algunas recomendaciones para promover la práctica de ejercicio y deporte en tus hijos incluyen:

  • Actúa como modelo activo en la vida de tus hijos.
  • Regálales juguetes que estimulen el movimiento, como bolas, bicicletas, patines o zapatillas deportivas, etc.
  • Fomenta los desplazamientos a pie o en bicicleta.
  • Crea aventuras familiares en tu pueblo o comunidad. Descubre los parques, las áreas verdes. Participa en actividades deportivas de tu comunidad.
  • Planifica vacaciones familiares activas: nadar, ir en bicicleta, acampar, caminar por el campo, etc.
  • Fomenta los aspectos divertidos del ejercicio. Promover la competitividad genera presión y puede causar frustración y abandono.
  • Apoya la colaboración equitativa en las tareas de mantenimiento de la casa: limpiar, organizar, pasear el perro.
  • Anima a tus hijas para practicar ejercicio y no abandonarlo. No antepongas las cuestiones estéticas. Valora sus gustos y habilidades.
  • Supervisa el tiempo que pasan delante de una pantalla, limitándolo a un máximo de dos horas diarias durante el tiempo de ocio y evitando el televisor y la computadora en su habitación. En niños menores de dos años no es aconsejable su uso.

Adultos

Hay un tipo de ejercicio para cada uno; el reto está en identificar cuál es el tuyo:

  • Escoge la actividad física que más se adapte a tus gustos y posibilidades.
  • Si no practicas actividad física de manera regular, empieza poco a poco, añadiendo unos minutos cada día hasta llegar a los 30 minutos. No te desesperes: ese es el camino directo a la frustración.
  • Si durante la práctica de la actividad física aparece alguna molestia, es preferible parar y darle descanso al área. Luego de unos días, retoma la actividad y si la molestia persiste, busca asistencia profesional.
  • Si vas a comenzar a realizar algún ejercicio o deporte, se recomienda una consulta en el centro de salud si tienes alguna enfermedad o sufres dolor o molestias con la actividad física o si eres mayor de 65 años.

Foto: iStock

No Comments Yet

Leave a Reply