Sácale el jugo a la proteína

Tanto si quieres perder peso, mantenerlo o solo comer de forma saludable, debes saber todo cuanto puedas sobre la proteína.

Las proteínas de los alimentos que ingieres ayudan a construir y mantener los huesos, los músculos y la piel, pero debes consumirla cada día porque el cuerpo no la almacena del mismo modo que los hidratos de carbono y las grasas. Más aún, las proteínas hacen que te sientas lleno antes.

Según los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos, la mayoría de los adultos debería comer entre 5 y 7 onzas de proteína al día. Saber cuáles son las mejores fuentes de proteína no solo puede mejorar tu salud, sino ayudar a que te sientas más satisfecho con menos calorías. Solo debes escoger con cuidado.

Recomendaciones

El marisco y el pescado son excelentes fuentes de proteína. Establece como objetivo una porción de 5 onzas al menos dos veces a la semana. Y, para recibir más beneficios, prueba incluir el pescado rico en ácidos grasos Omega-3, como el salmón y la trucha. Estos ácidos grasos pueden reducir los factores de riesgo de la enfermedad cardíaca, como el colesterol y la presión arterial.

Otras opciones son el pollo y el pavo. Para hacerlos aún más saludables, retírales la piel antes de comerlos. También debes tener presente que la pechuga tiene menos grasa (y por lo tanto, menos calorías) que la carne oscura.

Granos

Al incluir verduras particulares en los menús te asegurarás de obtener incluso más proteína. Intenta con los guisantes y las habichuelas rojas, negras o blancas; garbanzos y hummus. Además de ayudar a que te sientas lleno, tienen una combinación de proteína y fibra que ayuda con el azúcar en la sangre.

Huevos

Para la mayoría de las personas, uno al día no aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca. Y dado el caso que solo la yema contiene grasa saturada, las claras de huevo son una opción ilimitada. Si tienes alguna duda, consulta con tu médico o nutricionista.

En cuanto a la carne roja, las autoridades sanitarias indican que no hay problema con comerla una vez a la semana, pero recomiendan seleccionar cortes magros y limitar el tamaño de la porción a 3 onzas. Elimina toda la grasa que puedas antes de cocinar y, antes de comer, escurre la que quede derretida. En cuanto a los métodos de cocción, elige la comida horneada, asada o a la parrilla.

Foto: iStock

No Comments Yet

Leave a Reply