Conceptos básicos de nutrición

A ver si poco a poco vamos entendiendo mejor el funcionamiento del cuerpo y empezamos a darle la importancia que merece. Posiblemente has escuchado mucho sobre ellos, pero no sabes que son, después de todo, en la época de la comunicación hay tanta información disponible que apenas estamos procesando una, llega otra que viene a complementarla, o incluso, a cambiarla.

Sin embargo, hay conceptos que sobreviven al paso del tiempo, como el de los macronutrientes, que se refiere a aquellos nutrientes que aportan calorías (energía). Antes de profundizar en los macronutrientes, sería conveniente definir qué son los nutrientes: sustancias necesarias para el crecimiento, el metabolismo y otras funciones del cuerpo.

Generalmente, en la categoría de los macronutrientes se incluyen el agua, los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas. Los macronutrientes (excepto el agua) también pueden ser llamados nutrientes proveedores de energía, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) (2015). Tal como su nombre sugiere, los macronutrientes son los que se necesitan en grandes cantidades.

Aunque cada uno de estos macronutrientes aporta calorías (excepto el agua), la cantidad que cada uno provee varía. Un gramo de hidratos de carbono o proteínas aporta cuatro calorías por gramo, mientras que uno de grasa aporta nueve calorías por gramo. ¿Y eso qué significa? Observa:

Si en una etiqueta de información nutricional de un producto alimenticio cualquiera se indica que el producto contiene 12 gramos de hidratos de carbono, 0 gramo de grasa y 0 gramo de proteínas por porción, esto quiere decir que este alimento contiene aproximadamente 48 calorías por porción (12 gramos de hidratos de carbono multiplicados por cuatro calorías por cada gramo de hidratos de carbono = 48 calorías). La otra sustancia que aporta calorías es el alcohol, que aporta siete calorías por gramo. Claramente, el alcohol, no es un macronutriente porque no es necesario para la supervivencia.

Hidratos de carbonoSe encuentran en tres formas: azúcares (incluyendo la glucosa), almidón y fibra. El cerebro humano funciona solo con la glucosa (FAO, 2015). Cuando se produce en exceso, la glucosa se almacena en el hígado en forma de glucógeno. Los hidratos de carbono también son importantes para la oxidación de las grasas y pueden ser metabolizados en proteínas.

GrasasSon necesarias para la formación de esteroides y hormonas. Sirven como solventes para las hormonas y las vitaminas liposolubles y proporcionan más del doble de las calorías que los hidratos de carbono y proteínas. La grasa extra se almacena en el tejido adiposo y se quema cuando el cuerpo se queda sin la energía de los hidratos de carbono, razón por la cual se recomienda hacer las meriendas y no saltar las comidas.

ProteínasProporcionan aminoácidos y son la mayor parte de la estructura celular. Son los últimos macronutrientes utilizados por el organismo. En los casos de extrema inanición, el organismo utiliza los músculos del cuerpo, compuestos de proteínas, para generar energía; esto se conoce como emaciación.

AguaRepresenta una gran parte del peso corporal y es el principal componente de los fluidos corporales. El cuerpo la necesita en mayor cantidad que cualquier otro nutriente. El organismo repone el agua a través de los alimentos y líquidos que ingieres diariamente. El agua también funciona como transportador de los nutrientes a las células y elimina los desechos a través de la orina. De igual forma, es fundamental para la regulación de la temperatura corporal y el equilibrio iónico de la sangre, además de que es esencial para el correcto funcionamiento metabólico, lubricación y amortiguación.

No obstante, los macronutrientes no son lo único que necesitas para gozar de buena salud. El cuerpo también requiere de los micronutrientes, aquellos necesarios en cantidades más pequeñas, como las vitaminas y los minerales, pero también esenciales para la vida.

Foto: iStock

No Comments Yet

Leave a Reply