4 mascarillas para una piel saludable

Si quieres lucir un rostro radiante, aquí te presentamos cuatro mascarillas que puedes hacer con ingredientes de tu alacena.

Limpiadora

Ingredientes:

1 pepino

1 cucharada de perejil fresco

1 taza de yogur natural (sin sabor ni azúcar)

Procedimiento: Ralla la mitad del pepino y corta el perejil muy finamente. Mezcla ambos con el yogur. Aplica en tu cara y deja reposar por 20 minutos. Retira con agua fría.

Para aclarar las manchas

Ingredientes:

1 cucharada de avena

1/2 cucharada de jugo de limón

Procedimiento: Crea una pasta con la avena y el jugo de limón, la cual aplicarás sobre las manchas por 20 minutos. Retira con agua tibia. Al contener limón, debes untar esta mascarilla en la noche. Resulta que al contacto con el sol, el limón puede exacerbar la apariencia de las manchas.

Reafirmante

Ingredientes:

2 cucharadas de avena

4 cucharadas de leche de soya o de almendras

2 cucharadas de jugo de china

Procedimiento: En un recipiente, combina la avena con el jugo de china. Incorpora poco a poco la leche hasta que formes una crema espesa. Aplica a tu rostro por 20 minutos para luego retirar con agua fría.

Hidratante

Ingredientes:

1 huevo

1 guineo

Par de hojas de menta

1 cucharadita de miel

Procedimiento: Maja la mitad del guineo y corta la menta. Combina ambos con la miel. Cuando formes una pasta homogénea, aplícala en la piel y deja reposar durante 15 minutos. Al cabo de este tiempo, retira con agua fría.

Consejos para para prologar la juventud de tu piel

  • Sonríe – Cada vez que sonríes, estiras el tejido que rodea la boca y conserva la forma de la cara. Además, estimula el cerebro al enviarle señales de bienestar y felicidad.
  • Duerme – Según duermas, así de bien –o estropeada– lucirá tu piel. En este tiempo de reposo, el organismo lleva a cabo procesos regenerativos que se traducen en una mejor calidad de tu cutis.
  • Toma agua – ¡Uno de los grandes secretos para retrasar las señales del envejecimiento! Mantiene la piel saludable y ayuda a regular el funcionamiento del resto del cuerpo.

Foto: Istock

No Comments Yet

Leave a Reply