Controla las porciones en casa

Una porción es la cantidad de comida que comes en un momento dado. A veces, el tamaño de esta y el de una ración son iguales, pero no siempre. El tamaño de una ración es la cantidad listada de esa comida en la Información Nutricional de la etiqueta de los alimentos y varía en cada producto. No es necesario medir y contar todo lo que comes por el resto de tu vida; hazlo hasta que sepas reconocer el tamaño de una ración estándar. A continuación, algunas ideas que pueden servir para controlar las porciones:

  • Si buscas controlar tu peso, toma la cantidad de comida que sea la de una ración, de acuerdo con la etiqueta de los alimentos. Sírvete la ración en un plato, en lugar de comer directamente del paquete o la bolsa de comida.
  • Evita comer frente a la televisión, la computadora o mientras haces otras cosas. Pon atención a lo que comes, mastica bien la comida y disfruta el aroma y sabor de los alimentos.
  • Come despacio para que el cerebro reciba la señal de que el estómago está lleno.
  • Intenta usar platos, tazones y vasos más pequeños. Así, cuando llenes el plato o vaso, estarás comiendo y bebiendo una cantidad menor.
  • Controla cuántos alimentos ricos en grasa y calorías ingieres en cada comida. Puedes repetir los vegetales y las ensaladas en lugar de comer el postre u otros platillos que tengan salsas espesas. Para los vegetales y las ensaladas, cuidado con los aderezos a base de aceites y los otros condimentos que se le añaden.
  • Cuando cocines cantidades grandes, congela la comida que no comerás enseguida. Así no tendrás la tentación de terminarla toda antes de que se dañe. Además, tendrás comida preparada para otra ocasión. Congela paquetes de comida en raciones individuales o para un evento familiar.
  • Intenta comer las comidas en horarios definidos. Saltar las comidas o dejar pasar mucho tiempo entre ellas te llevará a comer más de lo que debes la próxima vez.
  • Compra frutas para las meriendas o productos empaquetados en raciones individuales y bajas en calorías. Si compras bolsas o cajas grandes, divídelas en raciones individuales para que no tengas la tentación de comer demasiado.
  • Observa cuántas meriendas haces cada día. Comer varias meriendas ricas en calorías durante el día puede causar aumento de peso. En lugar de papitas fritas y refresco, elige fruta, yogur bajo en grasa o sin grasa, batidas de frutas o galletas saladas integrales.
  • Si vas a darte un gusto especial, por ejemplo, con mantecado, come una sola ración, según se indica en la etiqueta de los alimentos. Por ejemplo, sírvete solo 1/2 taza de mantecado o 1 onza de papitas fritas.

Foto: iStock

No Comments Yet

Leave a Reply