La torsión testicular

Un golpe o lesión deportiva en el área genital puede resultar en esta afección masculina, que debe atenderse de inmediato para preservar el testículo.

La torsión testicular es cuando el testículo da vuelta sobre su propio eje y el cordón espermático del que se sostiene del tracto genital se tuerce. Dicho cordón usualmente contiene los vasos arteriales y venosos que llevan y traen irrigación sanguínea del testículo. Una vuelta del cordón provoca la torsión o un nudo que causa una oclusión de la circulación, la cual causa una isquemia testicular por falta de irrigación de sangre oxigenada.

Las causas de torsión testicular son variadas, puede ocurrir a veces debido a una lesión deportiva aguda u otro evento traumático. Cualquier golpe recibido en el área genital puede causarla. Algunos hombres son más propensos a padecer esta afección debido a defectos en el tejido conectivo dentro del escroto. La mayoría de los casos aparece de forma inesperada.

Los síntomas incluyen dolor intenso y repentino en un testículo (como si le dieran una patada en los genitales). Aunque haya recibido el golpe genital previamente, la torsión puede surgir horas después, incluso, hasta durmiendo. Esta puede ocurrir sin una razón clara. Una vez comenzado el dolor agudo, este no se mejorará hasta que la torsión se resuelva. Debido a que la inervación de los testículos es visceral, la persona puede tener náusea y vómitos. En el examen físico siempre se encontrará el testículo torcido más alto, ya que el nudo hace el cordón más corto y lo eleva. En la palpación el testículo estará mucho más endurado que el sano.

Lo que procede cuando se presenta un dolor testicular agudo, es que si no demuestra síntomas de infección, como fiebre, escalofríos o análisis de orina y cultivos positivos, que no descanse hasta ser evaluado por un urólogo. Es importante descartar torsión, ya que solo hay aproximadamente seis horas para corregirla quirúrgicamente antes de perder el testículo.

Lo importante del tiempo con este padecimiento es que las células sobreviven solo seis horas sin oxigenación; en casos de torsiones parciales, en que la vuelta del cordón es parcial, puede durar más tiempo. Luego de seis horas de isquemia, comienza la necrosis del tejido testicular y hay que removerlo.

Aquel paciente que pierde un testículo por esta afección u otra, debería continuar su vida sin cambios significativos, ya que tener un solo testículo le proveerá suficientes hormonas y espermatozoides para retomar la actividad íntima y poder procrear. En aquellos que lamentablemente pierdan su único testículo funcional podrían continuar con una vida normal al suplirle con hormonas exógenas (testosterona transdermal o inyectable).

Atención que no debe esperar

Nuestra experiencia más amarga es ver a un niño o adolescente que a pesar de ir a buscar ayuda a una sala de emergencia, lo tratan como una infección (orquitis-epididimitis) con antibióticos y lo dan de alta. Luego, al no mejorar, llega a nosotros 24-48 horas más tarde con una torsión con necrosis.

Nuestro mensaje es que no descanses hasta que tu niño sea evaluado por un urólogo, o que al menos se le haga un sonograma escrotal (color Doppler) o un estudio nuclear (testicular scan) que confirme que la circulación del testículo está intacta.

El autor es urólogo.

Foto: iStock

No Comments Yet

Leave a Reply