Protege a tu mascota de pulgas y garrapatas

Dentro de lo cotidianas que son las pulgas y las garrapatas, la realidad es que estos parásitos externos pueden ser una fuente de dolor y malestar, además de transmitir peligrosas enfermedades a tus mascotas.

En el caso de las pulgas, estos diminutos insectos que viven en el pelaje de perros y gatos, entre otros animales, no tan solo le causan picor al morderle la piel.

“Es uno de los dolores más intensos que se puede sentir porque la pulga no tiene la boca especializada para chupar sangre. Esta tiene dos mandíbulas que literalmente cortan la piel y chupan las gotitas de sangre que salen, causando una seria irritación en el área de la picada”, explica el veterinario Víctor Collazo, del Hospital Veterinario Ponce de León, en Guaynabo.

Esto se empeora cuando la mascota es alérgica a la saliva de las pulgas, lo cual prolonga e intensifica la irritación de la piel. “Con frecuencia vemos estos gatitos y perritos que parecen que le quitaron los pantalones porque están de la cintura hacia abajo sin pelo y es porque ellos mismos se han arrancado el pelo del picor intenso que tienen”, describe. Además, si al rascarse ingieren una pulga, corren el riesgo de desarrollar parásitos intestinales.

Las garrapatas presentan sus propios riesgos. Estos arácnidos pueden vivir hasta seis meses sin comer, escondidos en plantas o muebles esperando que se les acerque una mascota. La que se encuentra comúnmente en Puerto Rico es una especie llamada Rhipicephalus sanguineus, también conocida como brown dog tick o garrapata canina marrón.

Lee también: Evita que tu mascota sufra de parásitos

“Productos que matan a otras especies de garrapata, usualmente la Rhipicephalus los resiste. No todos los productos que dicen en la etiqueta que matan garrapatas, necesariamente van a hacer el efecto que buscamos, si no especifica que matan Rhipicephalus o brown dog ticks”, advierte el veterinario.

Las garrapatas tienen la habilidad de picar sin que el host se dé cuenta porque la saliva tiene un efecto anestésico. “Por eso podemos ver un perro lleno de garrapatas y no se está rascando necesariamente, porque está anestesiado el pedazo mientras chupa sangre”, afirma.

Si son muchas, tienen la capacidad de causar anemia al chupar un exceso de sangre. “A veces vemos estos cachorros de dos o tres meses con 200 a 300 garrapatas encima y literalmente se lo están chupando vivo”, apunta.

Las garrapatas también pueden transmitir enfermedades y dos en particular son muy serias: ehrlichiosis y anaplasmosis. La erliquia y la anaplasma son bacterias que la garrapata transmite con su picada. Entre los síntomas más comunes está el sangrado excesivo porque limita la capacidad de coagulación de la sangre. Las primeras indicaciones son pérdida de apetito y debilidad. “Usualmente nos damos cuenta cuando el perro está estornudando, orinando y evacuando sangre. Usualmente si llega a esa etapa, es bien difícil de eliminar”, expone.

“Se trabaja con antibióticos, pero en la inmensa mayoría de los casos no se pueden eliminar, solo se controlan. El perrito puede estar toda la vida infectado con esta bacteria y cada cierto tiempo se le activa”, agrega.

Tanto las pulgas como las garrapatas se pueden evitar utilizando medicamentos preventivos como una pastilla mensual o aplicaciones tópicas que se aplican en el lomo. Pregúntale a tu veterinario por recomendaciones.

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply