Vital la detección temprana de la artritis

La artritis reumatoide causa dolor, hinchazón y rigidez de las articulaciones o coyunturas. La detección temprana es especialmente importante cuando se trata de esta enfermedad que puede no solo acortar la vida, sino causar incapacidad total.

De acuerdo con el reumatólogo Radamés Sierra Zorita, la enfermedad tiene dos componentes, uno inflamatorio –que causa dolor– y uno de destrucción articular. “Una vez ocurre esto último, se pierde la integridad de la articulación. Es más fácil controlar la enfermedad antes de que este daño advenga y a largo plazo, los resultados son mejores porque no hay dolor constante ni incapacidad”.

La artritis produce dos tipos de dolor, el que surge cuando hay inflamación activa y el dolor residual que se produce cuando la articulación se deteriora. “Si evitamos que la articulación se dañe, eludimos el dolor, pero más importante, evitamos la discapacidad. Cuando se daña, no hay vuelta atrás”. Debido a que el funcionamiento de esta articulación no es tan bueno, el paciente se ve limitado y requiere ayuda para realizar sus tareas. Eventualmente puede necesitar un reemplazo articular, lo que conlleva un gasto grande en el tratamiento.

Tratamiento agresivo

“Tan pronto hacemos el diagnóstico de artritis reumatoide, tenemos que ser agresivos y empezar el tratamiento para frenar el progreso de la enfermedad. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroidales quitan el dolor y alivian la inflamación, pero no detienen el avance”. Es importante que el paciente entienda esto y no se automedique porque se pierde tiempo valioso que es difícil recuperar.

Algunos síntomas son:

  • Rigidez matutina que típicamente dura más de una hora.
  • Las articulaciones pueden sentirse calientes, hinchadas, sensibles y rígidas.
  • Dolor en articulaciones pequeñas, que característicamente afecta la misma articulación en el lado contrario.
  • Con el tiempo, las articulaciones pueden perder su nivel de movimiento y volverse deformes.

La artritis reumatoide es un padecimiento autoinmune, lo cual significa que el sistema inmunológico del cuerpo ataca por error al tejido sano. Suele perjudicar las muñecas, los nudillos de los dedos, los pies, los codos, los tobillos, los hombros, las rodillas y las caderas. Se desconoce su causa, aunque se sabe que puede haber una predisposición genética. Una situación ambiental, de mucho estrés o alguna infección, puede funcionar como detonante del padecimiento. Puede presentarse a cualquier edad y es más común en mujeres, de jóvenes a mediana edad.

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply