Qué hacer ante una quemadura de sol

Pasaste el fin de semana en la playa, llegas a tu casa y te das cuenta que todo roce de ropa arde contra tu piel. No importa cuánto bloqueador solar te untaste, estás quemado.

La doctora de medicina estética, Érika Benabe, explica los síntomas de las quemaduras de sol y qué debemos hacer para tratarlas y ayudar a que la piel se cure más rápido.

“Las latitudes tropicales reciben mayor intensidad de los rayos ultravioletas y aumentan el riesgo de quemaduras de sol”, explica la doctora Benabe.

Una piel quemada se caracteriza por enrojecimiento, hinchazón y dolor en la piel causado por la exposición a los rayos del sol. Las quemaduras frecuentes, sean por falta de protección o por querer obtener un bronceado, pueden aumentar los riesgos de cáncer y daños a la piel.

En las primeras seis horas después de tu exposición al sol, la piel se va a tornar roja. Después de esas seis a 48 horas luego de la exposición al sol, puedes sentir dolor extremo, que hasta dormir se puede tornar incómodo. Tu piel se comenzará a descamar y picar hasta tres días después de la exposición. Cuando se trata de quemaduras extremas o una insolación, la hinchazón y el dolor pueden ser más intensos, y suelen aparecer ampollas en la piel.

Existen ciertos medicamentos que pueden hacer que la piel sea más sensitiva a los daños del sol. Entre estos están los antibióticos y los medicamentos que tratan el acné. Hay algunos suplementos que también pueden aumentar esta sensibilidad.

La doctora Benabe recomienda actuar lo antes posible para evitar síntomas más severos. Para calmar la piel quemada, se deben utilizar compresas frías y productos que contengan áloe vera y vitamina E para reducir la inflamación. En el caso de una insolación, debes buscar ayuda médica para la administración de tratamientos adicionales.

Cuando estés expuesto al sol, debes refugiarte de vez en cuando y tomar muchos líquidos para hidratarte y evitar las quemaduras.

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply