Alcalinos: beneficiosos para la salud

En esta era de cambios las personas están en busca de mejorar su alimentación, no solo para bajar de peso, sino para tener salud y evitar muchas enfermedades que se han asociado con una dieta desbalanceada.

La dieta alcalina ha cogido auge y popularidad porque se asocia con el balance del pH del cuerpo para evitar enfermedades. A continuación te explicamos cuáles son los beneficios del consumo de alimentos alcalinos y cómo puedes incorporarlos a tu dieta.

Un pH ácido puede ocurrir por estrés emocional, sobrecarga de toxinas, reacciones inmunes o cualquier proceso que prive a las células de oxígeno y otros nutrientes. Una dieta que es muy ácida puede cambiar los niveles de pH hasta cierto punto también.

Nuestro pH en la sangre puede fluctuar entre 7.35 y 7.45. Si el pH del cuerpo se desvía de esta gama y cae por debajo de 6.8 o por encima de 7.8, las células dejan de funcionar correctamente y nuestro cuerpo enfermará o comenzará a mostrar síntomas de enfermedad. En un organismo ácido hay una proliferación de bacterias y hongos debido al mal funcionamiento del sistema inmunológico y la falta de oxígeno en las células.

Consumir alimentos alcalinos ayuda a cambiar el pH del cuerpo y oxigena el sistema. Los alimentos se clasifican como ácidos o alcalinos de acuerdo al efecto que tienen en el organismo humano después de la digestión y no de acuerdo al pH que tienen en sí mismos. Muchas veces un alimento de sabor ácido tiene un efecto alcalino, por ejemplo, las frutas cítricas y el limón.

La dieta alcalina es un sistema de alimentación basado en el consumo de alimentos que contengan alta alcalinidad, es decir, principalmente vegetales de hojas verdes, alimentos bajos en grasa y con bajo contenido de azúcar que ayuden a lograr que el pH del organismo tenga un nivel de 7.4. Esto provocará un mejoramiento de las reacciones químicas del cuerpo y lo beneficiará retrasando el envejecimiento, aumentando los niveles de energía, fortaleciendo el sistema inmune y controlando el peso.

Nuestra dieta tiende a ser rica en productos ácidos como las carnes, quesos, cereales, refrescos y alcohol. Además, el consumo de harinas refinadas, café, cigarrillos, productos farmacéuticos y edulcorantes artificiales resulta muy ácido para nuestro organismo.

Los alimentos que se consideran alcalinos son:

  • Verduras: alfalfa, hierba de cebada, remolacha, brécol, col, zanahoria, coliflor, apio, judías verdes, pepino, berenjena, lechuga, cebolla, pimiento, rábano, calabaza, espinaca, tomate y berro.
  • Legumbres: lentejas y garbanzos
  • Semillas y frutos secos: semillas de calabaza y de girasol, almendras y avellanas
  • Cereales: arroz integral, quinua, mijo
  • Sales: sal de mar y de Himalaya (sal mineral orgánica de color rosado)
  • Aceites: oliva, pepita de uva y aguacate
  • Frutas: manzana, albaricoque, frutas rojas, cereza, coco, uva, melón, naranja, melocotón, pera, piña, fresa, pasas, mandarina, ciruela y lima
  • Proteínas : almendras, mijo, tempeh y tofu
  • Condimentos: jengibre, mostaza, canela, curri y chile
  • Otros: vinagre de manzana, té verde y blanco, lecitina de soya y stevia

Por otro lado, los alimentos ácidos o acidificantes son:

  • Edulcorantes artificiales
  • Carne de res
  • Bebidas gaseosas
  • Cigarrillo
  • Chocolate
  • Harina de trigo
  • Azúcar
  • Café
  • Mariscos
  • Pan blanco
  • Pastas blancas
  • Aves de corral
  • Huevo

Los beneficios asociados al consumo de alimentos alcalinos son:

  • Disminución en el riesgo de padecer cálculos renales
  • Retraso en la pérdida ósea y preservación de los huesos a cualquier edad
  • Ayuda a fortalecer el sistema muscular
  • Prevención de enfermedades cardiovasculares
  • Mejor regulación de los niveles de azúcar en la sangre
  • Ayuda a la buena digestión
  • Fortalece las defensas
  • Previene algunas enfermedades y el envejecimiento prematuro
  • Equilibra el peso corporal

La práctica de actividad física al menos cuatro veces por semana potencia los beneficios de la dieta alcalina, ya que metabolizar las grasas es sinónimo de eliminar depósitos de fuentes ácidas.

La desventaja de esta dieta es la eliminación de algunos alimentos que pueden proporcionar ácidos grasos esenciales y que son necesarios para mantener la inmunidad y formar células sanas. Es importante consumir una dieta balanceada que consista en elegir la combinación correcta de alimentos ácidos y alcalinos para permitir una buena oxigenación en nuestro cuerpo.

Si tienes interés en mejorar tu salud incorporando una dieta alcalina es importante que te orientes con un nutricionista dietista licenciado para que te ayude a diseñar un plan de alimentación que cumpla con tus necesidades tomando en consideración tu edad, peso, estatura, actividad física y afecciones.

La autora es nutricionista dietista, psicóloga, entrenadora personal y reiki master. Te puedes comunicar con ella al (787) 513-8413.

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply