Páncreas: Un delicado balance

La diabetes es una enfermedad grave en la que el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre es más elevado de lo normal. La glucosa proviene de los alimentos que uno come. En el abdomen, detrás del estómago, se encuentra el páncreas que produce insulina, una hormona que toma glucosa de la sangre y la transporta al interior de las células donde se usa como energía. La diabetes se presenta cuando el cuerpo no puede producir suficiente insulina, no la usa bien o ambos (Asociación Americana de Diabetes).

De acuerdo al endocrinólogo Alfredo Sánchez, el páncreas tiene, entre otras, dos células muy importantes: las alfa y las beta. Las alfa secretan glucagón y las beta liberan insulina y, junto al hígado, ambos tipos de célula mantienen el equilibrio de la glucosa en la sangre.

“Cuando en respuesta a la ingesta de comida, aumenta el azúcar en la sangre, se estimulan las células beta que producen insulina para regular la glucosa (azúcar) en la sangre y llevarla a su nivel normal. En pacientes diabéticos, se va desarrollando –como una etapa previa a la diabetes– la resistencia a la insulina. Esto es que los tejidos no responden bien al estímulo de insulina”, apuntó.

Es decir, que cuando la persona come y sube el azúcar, no se produce suficiente insulina para reducir el azúcar en la sangre y “este es el problema esencial en la diabetes, que no se regula la cantidad de azúcar; se produce un desbalance entre el glucagón y la insulina”.

Lee también: ¡Aléjate de la diabetes!

A modo de resumen: normalmente el balance entre el glucagón y la insulina ocurre en oposición: cuando uno se estimula, el otro se inhibe.

“Cuando el cuerpo tiene cantidades altas de azúcar, las células beta disparan insulina, pero las alfa se aguantan y no producen glucagón para no subir el nivel de azúcar en el cuerpo. Por el contrario, cuando por ejemplo, estamos en ayunas, (no hay consumo de azúcar) la insulina se aguanta y se dispara el glucagón. Cualquier cosa contraria a eso, puede significar un problema de salud. En la diabetes en particular, el problema es que no se regula el exceso de azúcar en el cuerpo”, afirmó Sánchez.

Cuando una persona come, debería de suceder lo siguiente:

  • Los alimentos se trasforman en un azúcar llamada glucosa, la cual es la principal fuente de energía del cuerpo.
  • La glucosa entra en la sangre. El torrente sanguíneo la lleva a las células. La glucosa en la sangre comienza a aumentar.
  • El cuerpo envía una señal al páncreas, que está detrás del estómago y produce insulina. Cuando el cuerpo lo necesita, el páncreas envía insulina a la sangre.
  • La insulina llega a las células. Esta es la llave que abre la puerta para permitir que la glucosa entre a una célula.
  • Las células usan la glucosa para generar energía. A medida que la glucosa deja el torrente sanguíneo y entra a las células, vuelve a bajar el nivel de glucosa en la sangre. Para que todo esto suceda, el cuerpo debe tener insulina.

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply