Cuida de tu salud oral

Cuando pensamos en la palabra “salud” vienen a nuestra mente muchas imágenes. La definición de salud es que es un estado de completo bienestar físico, mental y también social, y no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Durante toda nuestra vida se supone que nuestro objetivo es tener una buena calidad de vida y de salud.

Una buena salud oral es el reflejo del cuidado que le damos a nuestro cuerpo y los hábitos que hemos llevado en el transcurso de la vida. A través de la comida es que se nutre nuestro cuerpo. La digestión comienza con la masticación, con las encimas que existen en la saliva y la formación del bolo de comida. Si perdemos piezas dentales la masticación se ve afectada y de esta forma también la digestión de la comida.

Las consecuencias de una mala digestión, son la acidez, reflujo y dolor estomacal. Además, nuestro cuerpo no recibe los nutrientes esenciales.

Lee también: Tu sonrisa habla de ti

Una de las causas principales por las que perdemos piezas dentales, son las caries, una infección transmisible que es ocasionada por una bacteria. El consumo de hidratos de carbono, higiene oral pobre y no visitar cada seis meses al dentista conlleva el desarrollo de la caries dental. Cuando la caries llega al nervio se desarrolla una infección aguda, por lo que aparece un absceso o una celulitis. No atender esta situación te puede llevar a perder la vida. Es por esto que se debe atender a tiempo y no llegar a una sala de emergencia y comprometer la salud.

Como padres nuestro deber es crear hábitos de una buena higiene oral. Es nuestra responsabilidad llevar a los niños cada seis meses al dentista. La caries dental es la principal causa de ausentismo en las escuelas. Un niño que pierde sus piezas dentales antes de tiempo tiene problemas del habla, autoestima y masticación adecuada. Nunca se le debe soplar la comida, darle besos en la boca y mucho menos probarle la comida; con esto evitamos transmitirle las bacterias que tienen los adultos en sus cavidad oral.

Los beneficios de tener una buena higiene oral son múltiples; van desde tener una buena apariencia hasta mantener una excelente salud en general. El cepillado tres veces al día, el hilo dental, enjuagador y visitar al dentista cada seis meses son hábitos que rinden frutos.

La autora es Presidenta del Colegio de Cirujanos Dentistas.

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply