¿Le debes contar todos tus secretos a tu pareja?

Muchas veces las parejas piensan que hay ocasiones en las que es mejor no decir la verdad porque creen que de esa manera se evitan problemas en la relación. La realidad es que es todo lo contrario. No decir la verdad u omitir información puede ser una de las conductas más dañinas en una relación. Claro, esto no quiere decir que hay que confesarse con la pareja, ya que no es necesario contar todos los aspectos de tu vida antes de la relación, especialmente aquellas cosas relacionadas a parejas anteriores. También existen asuntos privados que no afectan la relación y que tampoco es necesario compartirlos, como puede ser que el bizcocho que le haces es de cajita y no una receta de un libro.

Sin embargo, debes saber que los asuntos que afectan la relación actual deben hablarse con toda honestidad. Por ejemplo, ocultar problemas de dinero, de uso de sustancias o de infidelidad puede hacer que cuando se descubra, la confianza se pierda, siendo esta situación una de las más difíciles de manejar en una relación.

Es interesante que los estudios demuestran que muchas personas indican guardar secretos en su relación de pareja y lo hacen por diversas razones, como para no herir a la pareja, o por vergüenza.

Es importante reflexionar sobre las razones que nos llevan a mantener un secreto en la relación. ¿A qué le tememos? ¿Qué pasaría si la otra persona lo sabe? Por ejemplo, si el secreto es algo relacionado a la otra persona o de su familia y esa persona no lo sabe, es necesario cuestionarnos si haría más o menos bien si lo revelamos.

Lee también: 40 y 20: ¿Hace diferencia la edad? 

Recordemos que los secretos causan decepción y la decepción causa desconfianza. Esto trae como consecuencia que la intimidad emocional se vea afectada y la pareja cada vez se aleje más. Cuando la desconfianza se apodera de una pareja, los sentimientos de falta de amor y de abandono se convierten en la orden del día.

También es importante preguntarnos si mantener un secreto u omitir información es una forma de traición. ¿Cómo se sentiría mi pareja si se enterara de esa información? Por ejemplo, haberte ido con un compañero (a) de trabajo a tomar un trago después del trabajo. ¿Cómo te sentirías tú de haberlo hecho? ¿Incómodo o culpable? Si es así, ya debes saber que lo que sientes te debe levantar una bandera roja.

Mantener secretos usualmente no es la mejor opción. La honestidad debe ser uno de los valores más preciados en nuestras relaciones de pareja. Recordemos que mientras más tiempo pasa, más difícil es decir la verdad, además de que cuando perdemos la confianza, es muy difícil recuperarla. Los secretos llevan fácilmente a los sentimientos de ser traicionados, mientras que a mayor honestidad y más apertura con tu pareja, mayor confianza y mayor apertura en la comunicación habrá. Las mentiras destruyen las relaciones y hacen que las parejas pierdan la conexión emocional.

La regla de oro en las relaciones de pareja es crear la confianza. Para que pueda haber confianza, tiene que haber apertura en la comunicación. Estar vulnerables y ser honestos en una relación es un gran reto. Buscar maneras de poder hablar con apertura sobre temas difíciles es la mejor manera de crear una relación fundamentada en la confianza y esta es la base para una relación de pareja efectiva y saludable. En palabras de John Gottman, gurú de las relaciones de pareja: “La traición es un veneno en las relaciones cuyo único antídoto es la confianza”.

La autora es psicóloga consejera, especialista en parejas y familias en práctica privada. También es catedrática asociada de la Universidad Carlos Albizu. Para más información llama al (787) 409-9166.

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply