Importante la escritura terapéutica

Desde la infancia creamos el hábito de guardar nuestros secretos en un diario, ya sea porque amigas de la escuela lo tienen, porque lo vemos en películas o porque nuestra madre nos lo enseñó. Plasmar nuestros sentimientos y pensamientos a través de la escritura podría ser similar a una terapia.

En ocasiones no tenemos con quién hablar y poder desahogar todo lo que sentimos, por lo que escribir es una buena opción que está acompañada de múltiples beneficios. Te ayuda a ordenar las ideas, a tomar decisiones, a liberar el estrés y a deshacerte de la negatividad.

Aunque escribir no debe ser sinónimo de hablar, hacerlo de forma constante podría hacer que liberes las tensiones internas que se convierten en dolores de cabeza, migrañas, distorsiones en la vista, dolores de espalda, problemas estomacales y mareos, entre otras dolencias.

Lee también: Bullet Journal: Nueva moda para organizarte de manera creativa 

Por eso es importante que cada persona pueda expresar de alguna forma todos los problemas que lleva en su vida diaria y poder sacar lo que guarda en su interior.

Cómo llevar a cabo la escritura terapéutica:

Para este tipo de escritura solo tienes que tomar una libreta y escribir lo que está en tu mente, lo que sientes y piensas. No debes fijarte en cómo quede. Si estás escribiendo bien, la gramática o la forma de expresión no importan, solo debes dejar que sea natural. Mientras se va escribiendo, se pasa por diferentes estados emocionales. Hay que dejar que fluyan todas esas emociones y expresarlas bien y sin miedo. Al fin y al cabo, nadie las va a leer ni serán publicadas. Tampoco tienes que guardarlas y releerlas, las puedes borrar o romper.

Después de haberte desahogado y plasmado todo lo que sientes por escrito, busca soluciones y los deseos de superar el problema. Luego de pasar varios días escribiendo el malestar que sientes, se avanza a la etapa de pensamientos de solución. Se va limpiando nuestro pensar y nos alejamos del pasado, concentrándonos en el futuro.

Evita escribir cosas negativas sobre ti o lo que te está sucediendo. Podrías crear un círculo vicioso y hacer que esta práctica no sea de ayuda para ti. Ya en caso de no encontrar una solución a través de la escritura, es hora de buscar ayuda con un profesional de la salud, ya sea un psiquiatra o un psicólogo.

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply