Amor en tiempos de WhatsApp

La internet ha transformado la manera de comunicarse del ser humano y no solo facilita el día a día de las personas, también es una forma muy influyente en la conectividad de las relaciones interpersonales.

La mensajería instantánea WhatsApp es una aplicación sencilla y económica hecha para dispositivos móviles, en la actualidad la más exitosa y se estima su uso en 800 millones de usuarios en todo el mundo.

Cada vez más las personas prefieren comunicarse a través de esta aplicación en vez de verse personalmente o llamarse vía telefónica, ya que es un método fácil e inmediato de comunicación.

Las ventajas del WhatsApp son muchas: puede estar conectado a cualquier hora y en cualquier lugar; permite hacer partícipes de nuestra vida al instante a nuestros contactos, generando un intercambio de información a tiempo real; además de facilitar la comunicación a aquellas personas tímidas o con dificultad para relacionarse. Asimismo, podemos ver las desventajas del uso de esta herramienta, tales como la falta de entonación y la comunicación no verbal, que pueden generar malentendidos, estrés y ansiedad.

Lee también: ¿Es efectivo buscar pareja por Internet?

En las relaciones de parejas su influencia es poderosa tanto positiva como negativamente. Los límites entre la privacidad personal y el concepto de pareja parece desvanecerse. La llegada del double check para confirmar que el mensaje ha sido leído por el destinatario ha desencadenado numerosos conflictos de pareja. Con la mayoría de las aplicaciones se sabe la hora en que se ha conectado y si el mensaje se ha leído, permitiendo no solo comunicarnos, sino también controlarnos.

Estamos sometidos a niveles importantes de estrés, hipervigilancia y ansiedad al tener que confrontar pérdida de control sobre otra persona o pareja al no responder a un mensaje o estar conectados a altas horas de la noche. Esto es un estímulo que da cabida a los celos y a la desconfianza en las relaciones personales.

En las relaciones de pareja, el hecho de estar siempre conectados y responder de inmediato a los mensajes de amistades hace que la pareja se distancie y que su tiempo de calidad íntima se vea alterado.

Lee también: Hasta que la tecnología nos separe

Definitivamente la desconfianza, los celos y la falta de atención a la pareja no son fenómenos nuevos, pero se han visto incrementados por el uso del WhatsApp. Esta aplicación influye en potenciar los conflictos actuales y pasados de la pareja, por lo que sería bueno aclarar que la aplicación no es el motivo discordante, sino el uso que le damos. La posibilidad de estar en permanente comunicación con todos nuestros contactos nos hace perder la atención de lo que nos está ocurriendo aquí y ahora.

En algunos estudios de la Universidad de Boston, en Estados Unidos, y de la Universidad de Chile se realizaron investigaciones acerca del uso de redes sociales, en las que aseguran que las personas que les dedican más tiempo a estas son menos felices en su matrimonio.

Algunas recomendaciones para evitar conflictos de pareja por el uso del WhatsApp son:

  1. Conciencia hasta dónde abrir tu intimidad. Las redes sociales son un medio de difusión maravilloso para todo lo positivo y lo negativo. Ten mucho cuidado de hasta dónde quieres exponer tu intimidad, ya que puede ser perjudicial para la relación de pareja. Controla también lo que tus contactos publiquen de ti.
  2. Las cosas importantes se deben decir personalmente, en la cara. Dada la ausencia del lenguaje no verbal, algunas veces la redacción del mensaje no es suficiente, ya que no podemos sustituir lo expresado, el tono o el afecto con lo que queremos decir. Esto aumenta la confianza y evita conflictos con la pareja.
  3. No expongas la intimidad de tu pareja. Pregunta siempre a tu pareja si puedes publicar ciertas fotos o intimidades de él o ella. Puede molestarse al ver alguna intimidad expuesta en tu muro.
  4. Es un espacio ajeno a la realidad. Todas las redes sociales pueden llevarte a la ficción, por lo que amerita ser consciente de lo que publicas.
  5. A veces es importante desconectar y llegar a acuerdos con nuestra pareja. Desconectar de una manera diaria por ciertos horarios, al llegar a casa o cuando estemos compartiendo, nos dará un tiempo de calidad con nuestra pareja y familia. Es importante buscar ayuda si el desconectar nos produce mucha ansiedad, estrés o imposibilidad de un espacio libre, ya que indicaría una adicción a las redes sociales.
  6. No espíes, usa la inteligencia emocional. Evita situaciones de espionaje a la pareja. Si tienes alguna duda, pregunta de frente a tu pareja y trata de resolverlas.

Tu pareja tiene un pasado con amistades, relaciones y es algo que debemos respetar. Siempre hay que recordar que estamos en una relación y no en una cárcel.  Necesitamos ciertos espacios íntimos, al igual que no compartir nuestras contraseñas con nuestra pareja, no solo de las redes sociales, sino de nuestro correo electrónico o ciertos espacios que requieran claves personales.

Tu vida necesita un espacio privado, y entender que antes de nuestra pareja también teníamos vida. Merecemos nuestro espacio y no se trata de ocultar, sino de entender la necesidad de tener esa individualidad.

La autora es sexóloga clínica. Te puedes comunicar al (787) 587-3456.

Foto: iStock

No Comments Yet

Leave a Reply