¿Es efectivo buscar pareja por Internet?

Cuando comenzó la “fiebre” de encontrar potenciales parejas por internet, pensé que era una moda pasajera. Mi lado romántico creía que pronto volveríamos a lo básico: conocer prospectos en la universidad, la oficina, el bar de la esquina, el parque o la discoteca. Pero, me equivoqué y, no solo sigue siendo una tendencia fuerte, sino que ahora existen más páginas web o aplicaciones que prometen conectarte con esa persona especial que buscas. La pregunta es si algún día me atreveré a usarlas.

Con el propósito de redactar esta nota (¡solo para eso!), interrogué a varios amigos que han usado estas plataformas web. El resultado fue muy interesante y lo comparto con ustedes. Mis amigos han tenido buenas experiencias, al parecer, porque han tenido expectativas reales y no se han tomado el proceso como “algo de vida o muerte”.

Cuando abrieron sus perfiles en Match, eHarmony, OkCupid o Tinder estaban conscientes de que conocer personas por internet, era como conocer a alguien “en vivo y a todo color”, puede gustarte o no, caerte bien o no, tener intereses en común o no, etc.

No era una solución mágica a la soltería, sino un medio más para relacionarse y, si había química suficiente, pasaban a otra etapa.

José (todos los nombres son seudónimos) dice que la aplicación fue útil porque le permitió conocer muchas personas en poco tiempo. Con una de ellas, mantiene una relación desde hace ocho meses.

Lee también: Hasta que la tecnología nos separe

“Es bien entretenido y creo que es una manera súper efectiva para conocer personas, sobre todo si tienes 35 años o más. Es fácil y te expones a personas de todo tipo, no te quedas en tu mismo círculo de amistades”, dice José, quien abrió su perfil en Tinder porque una amiga se lo recomendó.

La experiencia de Marcos fue similar, pues, según cuenta, disfrutó mucho relacionarse con personas muy diferentes cuando Match y OKCupid.

“La primera vez que entré lo hice por diversión. Me pareció interesante ver qué tipos de personas visitaban estos lugares. Al entrar, me divertía mucho conocer gente muy diversa con gustos diferentes. La experiencia fue muy agradable. Tuve la oportunidad de conocer personas con diferentes bagajes, niveles sociales y visiones sobre la vida. Pude ver la picardía de algunas personas, la timidez de otras y la voluntad con la que algunos, tras la pantalla, trabajan para lograr su meta. No sé si, cara a cara, se hubiesen comportado de la misma forma”, destaca.

Por su parte, Eugenia usó OkCupid pues le pareció la página mejor diseñada, porque el formato permitía evadir “los pervertidos” y las preguntas para crear el perfil y calcular la compatibilidad le resultaron divertidas.

Lee también: Razones que te impiden llegar a la cima de tu sexualidad 

“La aplicación es muy sencilla de usar y, en cierta forma, me sube el ego porque hay muchos solteros queriendo conocer chicas. Entonces, recibes muchos mensajes. Hay gente que se esfuerza al escribirte tratando de impresionarte y mantener tu atención. No es que prefiera conocer parejas por este medio ni amigos, pero en general me cuesta socializar y mucho más cuando es desde cero. La aplicación lo hace más fácil”, explica.

Eugenia no buscaba una pareja, pues tenía una relación amorosa a distancia. Más bien quería hacer amigos, porque acabada de mudarse a una nueva ciudad. Así, conoció a su actual novio, Juan, con quien se escribió durante nueve meses, pero nunca vio en persona. Cuando la relación de pareja que mantenía terminó, eventualmente coordinó un encuentro fuera del ciberespacio con Juan. “Desde ese momento, hemos sido inseparables. Llevamos cinco meses juntos”, cuenta la joven.

Maximiliano, ha salido con cuatro chicos que conoció en Tinder, pero con ninguno ha establecido una relación de pareja. Aunque consideró seguir relacionándose con uno de ellos, desistió porque el chico se iba del país y pertenecían a clases sociales diferentes. Cuando conoce a alguien que le interesa, le hace unas preguntas específicas para saber cuáles son sus intenciones y expectativas. Una vez establecen ciertos acuerdos, pasan a comunicarse por Whatsapp y, si el interés perdura, se citan en algún lugar público.

Lee también: 22 consejos para disfrutar la soltería 

Por otro lado, Leonor tuvo más suerte. Abrió su perfil en eHarmony con la intención de conocer a su futuro esposo. Le gustó esta plataforma por su privacidad y porque las preguntas que hace para buscar los “match” son muy precisas y profundas. Narra que aunque no puso foto de perfil, tampoco su hoy marido colgó una fotografía suya, respondió las preguntas del perfil con mucha honestidad. “Me hubiera gustado conocer a mi esposo de manera casual y no por una aplicación, pero así fue como se dieron las cosas”, dijo.

Consejos de mis amigos

“Habrá personas que ventilen sus problemas, otras que ignorarán hasta un ‘hola’ porque no les atraes físicamente. Así es la vida real. No se puede tomar ni personal ni en serio. Una vez logres hacer algún contacto, date la oportunidad de conocer a la persona. Aprovecha y sal. Encuéntrate para un vino o un café. Habla y conoce más profundamente a la persona. No tengas mayores expectativas, que no sean conocerla y ver qué hay. Si resulta que hay un ‘empate’ (un junte de esos creados en el cielo), ¡genial!”, recomienda Marcos.

Si quieres tratar fortuna, mis entrevistados te sugieren lo siguiente:

  • Analiza bien el tipo de aplicación o páginas que deseas usar
  • Aclara tus expectativas para evitar decepciones
  • Sé honesto al responder las preguntas de los perfiles
  • Coloca una foto real y reciente en tu perfil
  • Ten paciencia
  • Trata de buscar más información sobre la persona que te interesa
  • Coordina la cita en un lugar público y seguro
  • Notifícale a un amigo o familiares dónde y con quién estarás
  • Si la relación se torna seria, conoce a sus amigos y familiares

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply