Estrés y ansiedad: los culpables de tu aumento de peso

En los últimos tiempos podemos notar como a nuestro alrededor las personas están en constante ajetreo tanto en su vida personal como laboral. Además, de escuchar que muchos están involucrados en situaciones que no les pertenecen y que se viven como si fueran suyas.

Estas situaciones han llevado a que muchos comiencen a experimentar niveles elevados de estrés o ansiedad. Estos dos son aliados, aunque no parezca, son los responsables de que puedas aumentar de peso y acumular grasas en áreas como el abdomen.

La frase, “es que me alimento muy bien, pero no bajo de peso” cuando me hacen esta aseveración, rápidamente la palabra que viene a mi mente es “ESTRÉS”.

El estrés provoca que la comida se convierta en tu refugio, por lo que no solo comerás más, sino que tu mente pedirá cosas que no son muy beneficiosas, ni para tu peso ni para tu salud.

Lee también: 3 mitos sobre la alimentación y bajar de peso que no sabías 

Prácticamente tus nervios hacen que cambie tu relación con la comida, además de crear hábitos diarios que no serán los mejores y los cuales serán los responsables de que aumentes de peso.

Muchas veces el estrés o ansiedad, te llevarán a querer calmar esta sensación con grandes cantidades de azúcares y grasas poco beneficiosas.

El problema de esto es que solo será una sensación de bienestar momentánea porque tan pronto te des cuenta de que acabaste de comer, tu estrés y ansiedad volverán aparecer, pero esta vez en doble escala, la que ya tenías, más el remordimiento de lo que comiste.

Esto causa falta de sueño, pues la ansiedad provoca que no puedas pegar un ojo y cuando no duermes bien te sentirás fatigando, cansando y con muchas mas ganas de comer. No es fácil controlar la ansiedad por comer, pero tampoco es difícil.

Si eres una persona que padece de estrés o ansiedad debes saber que tu cuerpo secreta mayores cantidades de una hormona llamada glucocorticoide o cortisol, la cual juega un papel importante en tu exceso de peso. El estrés, además, provoca que produzcas grasa, acumulándola principalmente en tu abdomen.

Lee también: Acaba con la cándida intestinal

Te lo explico, cuando tu cuerpo detecta peligro (estrés) automáticamente el crea una situación de alarma, tu cerebro rápidamente envía un mensaje para que tu cuerpo segregue cortisol. Esta sustancia se libera para que el cuerpo pueda actuar ante una situación de emergencia.

Esta hormona, además hace que el organismo libere glucosa, justo para combatir lo antes mencionado, si se supera este estado de emergencia todo vuelve a la normalidad, pero en caso de que el estrés se haya prolongado, seguirá produciendo cortisol, el cual provocará la acumulación de grasa en tu cuerpo y esto desencadenará en otros problemas de salud.

Por mas cambios o esfuerzos que hagas en tu alimentación y ejercicios, sino controlas, minimizas o trabajas tus niveles de estrés o ansiedad, tu estilo de vida estará siendo boicoteado y tu cuerpo no podrá responder adecuadamente a este cambio.

Recomendaciones para no caer en esta situación

  • Buscar ayuda de un profesional que se dedique al manejo de estrés.
  • Cuando estás en estrés o ansiedad ten a la mano alimentos saludables. Almendras, mantequilla de maní u otra.
  • Consumir alimentos ricos en grasas saludables como salmón, aguacate, aceite de coco, aceite de oliva.
  • Ingiere en el día alguna fruta dulce como el guineo, papaya, uvas o piña.
  • Mantén una alimentación balanceada.
  • Bebe agua
  • Duerme las horas necesarias
  • Elabora una rutina de ejercicios que te permita liberar tensiones.
  • Evita el exceso de café, es un estimulante y aumentara tus nervios.
  • Elimina alimentos con altos contenidos de azúcares

Manténte consciente, constante y crea hábitos saludables, la clave para mantener un cuerpo balanceado está en equilibrar tanto tu nivel emocional con tu nivel nutricional, si uno de los dos esta desbalanceado uno se verá afectado, por esto es importante el balance.

La autora es experta en nutrición holística. Para más información, visita la página de PregWoFit.

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply