Temores comunes antes de casarte

Tienen una relación de varios años. Se aman, respetan, la pasan bien juntos, son felices y han aprendido a manejar los conflictos adecuadamente.

Los familiares preguntan cuándo “comemos bizcocho”, y ustedes miran para otro lado. Quizá hasta ustedes se han cuestionado: ¿si todo parece indicar que el próximo paso es casarnos o convivir, por qué no me atrevo a comprometerme?

Las razones pueden ser muchas, pues las personas tienen diversas vivencias que les hacen actuar de determinada manera.

Sin embargo, la sicóloga consejera Naychaly Rivera Nieves, basado en su experiencia trabajando con parejas en el Centro PIENSA Psicología Innovadora, expone algunos temores que los hombres y las mujeres pueden experimentar al tomar la decisión de casarse o convivir con sus parejas.

En el caso de los hombres, la doctora explica que pueden tener las siguientes preocupaciones:

Perder la libertad personal: Por ejemplo, pueden tener miedo a: dejar de compartir con sus amistades, tener restricciones de horarios, limitar su sexualidad, perder su privacidad, entre otros asuntos.

No tener libertad económica: Puede preocuparles que si viven juntos tendrá que compartir el manejo de los asuntos económicos y de los recursos con su pareja. Además, pueden pensar que no podrán disponer libremente de sus recursos para realizar actividades personales.

Tener exceso de responsabilidad: Pueden sentir que la “carga” de un hogar requerirá que asuma una posición de poder.

Miedo a fallar: Pueden sentir que no serán exitosos en su relación de pareja.

Temor a su elección: Pueden sentirse inseguros al seleccionar a la compañera que será su esposa o compañera.

Por su parte, las mujeres pueden experimentar las siguientes dudas o temores:

Falta de compromiso: Les preocupa que ambos o, específicamente su pareja, se quieran comprometer a estar juntos a largo plazo.

Inconformidad con las metas trazadas: Puede preocuparles que los plantes que se han propuestos no se cumplan, por ejemplo: tener hijos, adquirir una vivienda o viajar, entre otros.

Pérdida de la libertad: Al igual que el hombre, temen renunciar a su libertad, pero por otras razones. Ellas piensan más en la posibilidad de perder su identidad, creencias y valores.

Falta de aceptación: Les inquieta no ser aceptadas por la familia de su pareja.

Características de su pareja: Observar carencia de cuidado personal, responsabilidad o iniciativa, o dependencia excesiva de la figura materna, pueden ser banderas rojas para ellas.

Si te has identificado con estas señales de que no estás preparado todavía para “el gran paso”, quizá debas dialogar con tu pareja para que aclaren dudas, ventilen sus temores y tengan expectativas realistas. Si lo consideran necesario, busquen ayuda profesional individual y/o en pareja antes de comprometerse.

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply