Estrés laboral vs. estrés por carga de trabajo

Cada vez que atiendo algún cliente o leo estadísticas y/o noticias recientes confirmo que uno de los principales estresores hoy en día es el aspecto laboral.

Sin embargo he descubierto que hay dos vertientes bien diferentes relacionadas con el estrés laboral y que tienen que ver con conflictos en áreas muy distintas, si lo miramos desde la perspectiva holística, que es la que utilizo como asesora en manejo holístico de estrés y emociones.

El primero es el estrés por la carga de trabajo. El cual está relacionado a la cantidad o carga excesiva de trabajo, que puede generar lo que se conoce recientemente como síndrome del trabajador quemado o en ingles: “burnout syndrome”.  En este caso lo que se drena es la mente. Debido a las altas expectativas del empleado o a la falta de estructura a nivel de responsabilidades que puede tener la empresa.

Lee también: La importancia de vivir un día a la vez

Sin embargo se puede manejar creando un plan para ayudar al cliente con la organización, no procrastinar, delegar tareas, pedir ayuda, ser asertivo (aprender a decir que no) y tener las responsabilidades y tareas claras.

A nivel holístico este tipo de estrés está relacionado con la salud mental, ya que la carga excesiva genera lagunas mentales, fallas en la memoria, poca energía, insomnio, y eventualmente desequilibrios a nivel mental que luego se convierten en físicos.

Por otro lado, el estrés laboral no es lo mismo. Este segundo está relacionado con la insatisfacción que causa el estar en un trabajo no deseado, ya sea porque no se alinea con la profesión, por el ambiente laboral o por el ingreso generado.

En este caso el corazón y no la mente, es el que se congestiona con emociones como la frustración. A nivel holístico este tipo de estrés laboral está relacionado con la salud individual y emocional, ya que el hecho del “ser” no va a la par con el “hacer”. Por ejemplo, quieres desempeñarte como ejecutivo (ser), pero laboras en servicio al cliente (hacer).

Lee también: Alivia el estrés con té de jengibre 

El manejo de este estrés es de tipo emocional y se trabaja mucho con la motivación y la perseverancia. Además se debe trabajar con un plan para llevar al individuo a que consiga laborar en lo que le provea satisfacción, de modo que pase de frustración a plenitud.

A pesar de que tiene que ver con la parte emocional, la actitud mental en este caso también es fundamental. Los síntomas de este estrés son más bien a nivel emocional, como lo es la constante irritabilidad causada por la insatisfacción de hacer lo que no se quiere. Esta emoción también puede generar desequilibrios a nivel físico si se mantiene por mucho tiempo.

Ambos tipos de estrés son muy comunes hoy en día y en la isla, debido a la crisis de empleos. Es importante reconocer que siempre habrá alternativas para salir de la situación, y que cada persona tendrá soluciones diferentes.

Lo que sí puede ser aprendido y un factor común no importa el caso, es la habilidad para percibir e identificar los estresores y poder buscar ayuda para manejarlos. El estrés puede ser a veces inevitable, lo perjudicial es cuánto tiempo duras bajo este.

La autora es asesora en el manejo de estrés y salud holística. Síguela en Facebook o accede a su página web

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply