10 momentos en los que no debes hacer ejercicios

No importa cuales sean los beneficios de hacer ejercicios, hay días que no debemos ejercitarnos — o por lo menos hacerlo con la misma intensidad — aunque queramos.

Es importante saber reconocer las señales que el cuerpo nos envía para no lastimarlo y saber descansar cuando es necesario de nuestra rutina de ejercicios.

Conoce las 10 razones por las que no debemos obligar a nuestro cuerpo a hacer ejercicios, según SELF:

No has dormido bien

Aunque el ejercicio nos hace sentir más energéticos cuando terminamos, si no dormimos lo suficiete, no podemos hacer ejercicio.

“El ejercicio es un estrés físico aplicado al cuerpo, y los músculos se fortalecen después de nuestra rutina cuando el cuerpo está reparando el daño”, explica Pete McCall, psicólogo del ejercicio a SELF.

Al no dormir lo suficiente, tenemos mas probabilidades de lastimarnos. Como regla básica, McCall recomienda tomar una siesta en vez de hacer ejercicios si llevas mas de 3 días sin dormir o dormiste menos de 5 horas la noche anterior.

Lee también: 5 ejercicios para trabajar todo el cuerpo

Estás lastimado(a)

Estar resentido después de una rutina es muy diferente a estar lastimado. “El dolor es un indicativo físico de que hay algo mal. Si un músculo está lastimado, el dolor puede medirse como un 6 o más, y moverlo mucho puede prevenir que el músculo se cure. No solamente puedes lastimar más el músculo también corres el riesgo de lastimar los músculos o articulaciones cercanas. Un músculo lastimado estará inflamado. Esto no dejará que trabaje correctamente y puede cambiar como los demás también trabajan”, expresa McCall.

Estás enfermo(a)

Si estás enfermo, quieres que tu cuerpo use sus energías en recuperarse, no para ejercitarse. También no vas a querer regar tus gérmenes por todo el gimnasio.

“Estar enfermo es una indicación que hay algo mal, así que escucha a tu cuerpo y respétalo. Es mejor tomar dos o cuatro días para recuperarse”, indica McCall.

Fuiste al dermatólogo

“Siempre le pido a mis pacientes que después de tratamientos con inyecciones como el Botox, el laser, u otros tratamientos que dañan la superficie de la piel temporalmente, deben esperar 24 horas antes de hacer ejercicio” explicó la dermatóloga Jessica Krant en entrevista con SELF. “Queremos que el material inyectado se mantenga en su lugar por algunos días para ser absorbido”, concluyó.

Tienes una insolación

Sabes que quemarte con el sol puede causarte problemas a largo plazo, pero tu cuerpo necesitará sanarse en corto plazo y esto significa no ir al gimnasio si estás quemado.

“La insolación se debe manejar con descanso, hidratación, y cremas hasta que todo regrese a la normalidad. Yo esperaría unas 48 horas antes de ir al gimnasio si la piel lo permite”, indica Krant.

Cuándo debes bajar la intensidad de tu rutina

  • Cuando te sientas mal: Puedes mantener tu rutina con unos ejercicios que no consuman toda tu energía si solo te sientes un poco mal y no estas enfermo. “Bajar intensidad es mejor — puedes quemar un poco de energía pero mucha intensidad puede bajar tu sistema inmunológico”, aseguró McCall a SELF.
  • Acabas de hacerte un bikini wax: La fricción de la ropa y la presión de algunas máquinas de ejercicio puede causar irritación, explica Krant. “Correr es fuerte. Cualquier ejercicio liviano con ropa suelta es mejor para los días después de un bikini wax”.
  • Tienes un tatuaje nuevo: El sudor no infectará el tatuaje, pero si debes tener cuidado de no dañarlo, explica Krant. Además, no querrás correr el riesgo de infecciones y los gimnasios tienden a estar muy contaminados. También es importante evitar la fricción con el área del tatuaje. Krant recomienda ejercicios de poco intensidad los próximos diez días de hacerse un tatuaje.
  • Haz hecho ejercicios fuertes dos días corridos: Puedes hacer ejercicios todos los días, la clave es alternar entre intensidades con tus rutinas. Después de uno o dos días de ejercicios de intensidad fuerte, mezcla una rutina de poca intensidad o moderada, explica McCall.
  • Tomaste demasiado la noche antes: Trotar o caminar es bueno después de una noche de fiestas, pero correr y hacer ejercicios de una intensidad más fuerte no son una buena idea cuando te duele la cabeza o tus habilidades motoras están afectadas aún, puntualiza McCall.

Foto: IStock

No Comments Yet

Leave a Reply