6 consejos para recuperar la energía

De seguro te gustaría sentirte con energía y entusiasmo durante todo el día. Eso es tener vitalidad, y la podemos definir como una fuerza propia de todos los seres vivientes diseñada por la naturaleza para promover la supervivencia del individuo ante situaciones adversas.

Nacemos con esta “fuerza vital” que nos ayuda a crecer, a sobrepasar adversidades y estresantes familiares, sociales, económicos y emocionales.

La vitalidad no es garantía de vigor eterno. Puede debilitarse por diversos factores como tóxicos ambientales, alimentos desvitalizados, radiación de equipos modernos —como wifi, celulares, microondas—, traumas emocionales y hábitos tóxicos.

El cuerpo posee una capacidad de adaptación y una reserva energética, que unidas a un instinto de autosanación nos mantiene fuertes y saludables. Sin embargo, a medida que vamos entrando en años, la vida es más compleja. Si no nos cuidamos y nos queremos, podemos ir perdiendo la vitalidad.

Indispensables para cuidar y cultivar la vitalidad

Nutrición

Vemos hoy día muchas personas “muy alimentadas pero mal nutridas”. Hay mucha información confusa y a veces no correcta que se promueve por los medios masivos de comunicaciones y por profesionales de la salud en busca de lucro.

La alimentación debe ser lo más simple, natural y variada posible; a base de alimentos enteros y frescos como vegetales, frutas, cereales, carnes, viandas y semillas.

Lee también: El valor de aprender a dar gracias por todo

Se debe evitar el azúcar blanca, las harinas enriquecidas y los alimentos modificados genéticamente (GMO, por sus siglas en inglés). Además, preferir el agua purificada a jugos y sodas.

Ejercicios

La actividad física regular es excelente para mantener la masa muscular, densidad ósea, coordinación y fuerza. En ocasiones son preferibles los ejercicios moderados como caminar, nadar, correr bicicleta, yoga y taichí, a ejercicios muy extremos que generan muchos radicales libres.

Meditar

Curiosamente una buena forma de canalizar el estrés es la meditación, la cual puede ser efectiva para generar mayor bienestar, paz y vitalidad.

Socializar

Mantenerse socialmente activo es otro renglón que nos ayuda a preservar la memoria y la autoestima. Disfrutar y reírse (la mejor medicina) ayudan a mantener la vitalidad.

Lee también: Emociones que afectan tu función inmunológica

Amar

El amor es la fuerza mayor. Podemos dar y recibir amor de muchas maneras. Debemos comenzar por el amor propio.

Cambios hormonales

Nuestras hormonas rigen muchos aspectos del funcionamiento humano. Ellas estimulan y regulan distintas funciones las cuales ni pensamos son reguladas por ellas.

Entre las hormonas más importantes que pueden influenciar nuestra vitalidad están las tiroideas, las adrenales y las sexuales como estrógenos, progesteronas y testosteronas. Todas estas regulan el metabolismo, la energía y la sexualidad por la interacción armoniosa entre ellas.

La vida como se vive hoy día propicia y genera mucho estrés. Se descansa poco, por tanto resulta común tener mujeres y hombres presentando síntomas marcados de metabolismo lento, menopausia temprana y andropausia, robando vitalidad y calidad de vida al que padece de estas afecciones.

Síntomas y señales comunes de deficiencias de estas hormonas:

  • Cansancio y dificultad para rebajar
  • Cambios de ánimo
  • Falta de interés social
  • Mala memoria
  • Disminución del interés sexual o libido
  • Calentones (sofocos) y sudores
  • Sequedad vaginal
  • Osteopenia y osteoporosis
  • Disfunción eréctil o impotencia en hombres
  • Piel reseca con más arrugas y flacidez
  • Insomnio o mal dormir

Sin embargo, existen varias opciones que pueden ayudar mucho a estas personas. Mediante el uso de hormonas idénticas a las humanas o bioidénticas, administradas en forma de implantes con pellets (perdigones) hormonales, cremas formuladas a la medida de la persona e inyecciones.

Lee también: ¿Qué te impide vivir relajada y feliz?

Cada persona es única y el tratar de usar el mismo tratamiento para todos no ayudaría en muchos casos.

Mediante este enfoque hormonal con nutrición clínica, detox y otras terapias alternativas se puede revitalizar a personas adultas o mayores de 65 años que ya presentan debilidad y problemas de movilidad, de memoria y dolores.

Hemos visto algunos aspectos de la vitalidad. Se requiere disciplina y saber seleccionar bien lo que se come, y las maneras en que se busca la diversión y el descanso.

No se puede pretender obtener un buen funcionamiento del auto si no se cuida y no se le da un buen mantenimiento. Resulta irónico que cuando se trata de bienestar muchos pretendan tener salud y vitalidad consumiendo alimentos sin o con pocas propiedades nutritivas y haciendo muy poco o ningún mantenimiento preventivo.

Conservar un estado óptimo de salud y vitalidad es responsabilidad de cada uno de nosotros.

El autor es médico certificado en medicina antienvejecimiento e integrada.

No Comments Yet

Leave a Reply