Cómo ayudar a tu niño a aprender a leer

Ahora empiezan las clases y comienzan también las carreras. Entre tanto estrés, recuerda que aprender a leer y a escribir es una de las destrezas más importantes que tu niño adquirirá en la escuela.

Estas ideas prácticas para que lo ayudes a leer son el resultado de investigaciones que indican cómo los padres de familia y los maestros pueden ayudar a los niños a aprender a leer.

El éxito escolar comienza con la lectura

Cuando los niños leen bien en los primeros grados, es más probable que aumenten su capacidad de aprendizaje durante y aun después de los años escolares, pero aprender a hacerlo es una tarea difícil para los niños. Aprender a leer bien implica el desarrollo de habilidades importantes, entre las cuales están:

-Usar el idioma en conversación

-Escuchar y responder a las historias que se leen en voz alta

-Reconocer y nombrar las letras del alfabeto

-Escuchar los sonidos de la lengua hablada

-Conectar los sonidos a las letras para descifrar el “código” de la lectura

-Leer a menudo de tal manera que los sonidos se reconozcan fácil y automáticamente

-Aprender y usar nuevas palabras

-Comprender lo que se ha leído.

Aprender a leer requiere mucha práctica, mucha más de la que los niños tienen en la escuela.

Por esa razón, si tu hijo apenas está empezando a aprender a leer, estos consejos te pueden ayudar en el hogar…

-Practica los sonidos de la lengua. 

Lee libros de versos y rimas. Enséñale rimas, poemas cortos y canciones. Haz juegos de palabras fáciles, como ¿cuántas palabras puedes formar que suenen como la palabra “cosa”?

-Ayúdalo a separar los sonidos que forman las palabras oralmente y luego a unirlos de nuevo. 

Ayúdalo a separar los sonidos de las palabras, a escuchar los sonidos del comienzo y del final y a agrupar los sonidos que ha separado.

-Practica el alfabeto, señala las letras donde las veas

…y lee libros que enseñen el alfabeto.

-Señala la relación entre letra y sonido que tu hijo está aprendiendo

…cuando la veas en etiquetas, cajas, periódicos, revistas y letreros.

-Escúchalo leer las palabras y los libros que trae de la escuela.

Sé paciente y escúchalo mientras practica. Demuéstrale lo orgullosa que estás de su progreso en la lectura.

Si ya sabe leer

Dale a leer varias veces los libros conocidos.

Los niños necesitan practicar la lectura con comodidad y deben leer con expresión los libros que ya conocen.

-Fomenta la precisión de la lectura.

Mientras él lee en voz alta, señálale las palabras mal leídas y ayúdalo a leerlas correctamente. Si interrumpes la lectura para concentrarte en una palabra, haz que lea nuevamente toda la oración para asegurarte que entiende el significado de lo que lee.

-Mejora la comprensión de la lectura.

Háblale acerca de lo que está leyendo. Hazle preguntas sobre las palabras nuevas y sobre lo que ha pasado en el cuento. Pregúntale sobre los personajes, lugares y acontecimientos y qué aprendió en el libro que acaba de leer.

-Anímalo a que lea por su propia cuenta.

Convierte la lectura en una actividad de cada día.

-Conversen durante las comidas y en otros ratos que estén juntos.

Los niños aprenden palabras más fácilmente cuando las oyen frecuentemente. Aprovecha toda oportunidad para presentarle palabras nuevas e interesantes.

-Lean juntos todos los días.

Dedica tiempo para contar cuentos, hablar de fotografías y aprender palabras.

-Sé el mejor defensor de tu hijo.

Mantente informado sobre su progreso en la lectura.

-Pregúntale al maestro en qué forma puede ayudar a tu hijo.

-Conviértete en lector y escritor.

Los niños aprenden las costumbres de las personas que los rodean.

-Ve a la biblioteca siempre que puedas.

Allí encontrará un mundo fascinante que no conoce y que le será útil en el futuro.

 Fuente: Departamento de Educación de los Estados Unidos

 

No Comments Yet

Leave a Reply