El lado peligroso de los medicamentos esteroides

El síndrome de Cushing es una enfermedad rara causada por niveles anormalmente altos de esteroides como el cortisol, una hormona de gran importancia en el metabolismo, ya que juega un rol en el control del nivel de azúcar, la presión sanguínea y el balance de minerales en el cuerpo, entre otras funciones.

Según explicó en entrevista con Buenavida el neurocirujano oncólogo Luis Almodóvar, su causa más común es la ingestión de medicamentos esteroides como la cortisona, dexametasona u otros esteroides inhalados o de uso externo (cremas, ungüentos) para tratar afecciones inflamatorias, autoinmunes o tumorales (por ejemplo, para minimizar la hinchazón cerebral producida por un tumor).

Esto constituye una fuente externa de esteroides, en cuyo caso el tratamiento consiste en la disminución de la dosis según sea indicado y apropiado de acuerdo con el historial médico del paciente, añadió.

Por otro lado, puede  existir una sobreproducción interna de esteroides, la cual puede ser causada por varios factores. La causa más común es un tumor en la glándula pituitaria que genera cantidades muy altas de la hormona ACTH (por sus siglas en inglés) que lleva el mensaje a las glándulas adrenales para producir el cortisol, señaló el neurocirujano.

Otras causas incluyen tumores en las glándulas adrenales que sobreproducen cortisol y ciertos tumores en órganos como el pulmón, páncreas, estómago y tiroides, entre otros, que producen ACTH de manera anormal.

Síntomas que pueden sugerir el síndrome de Cushing:

  • obesidad del tronco del cuerpo (pecho y abdomen)
  • redondez de la cara
  • desarrollo de estrías violáceas en el abdomen
  • crecimiento de tejido graso en la parte posterior del cuello
  • espalda superior (conocido como joroba de bisonte o buffalo hump),
  • acné
  • cambios emocionales como irritabilidad o depresión
  • disfunción eréctil en varones o disminución del libido en féminas

No obstante, Almodóvar sostuvo que un examen más detallado puede revelar hipertensión arterial, niveles elevados de azúcar en la sangre, colesterol alto, pérdida de densidad ósea (osteopenia), debilidad en los músculos más cercanos al cuerpo (hombros y brazos, caderas y muslos) y piedras en los riñones, entre otros.

“Ninguno de los síntomas mencionados es completamente predictivo para el síndrome de Cushing y solo sirven como guía para alertar al médico de la necesidad de confirmar o descartar la enfermedad con laboratorios o estudios de imágenes pertinentes”, expresó el galeno.

“Agraciadamente, este síndrome es raro, con una incidencia anual entre 0.7 a 2.4 casos nuevos por millón de habitantes por año, aunque se entiende que la incidencia puede ser un poco más alta debido a casos con hallazgos menos severos que no se diagnostican”, manifestó.

En casos causados por tumores de la pituitaria, se observa una mayor proporción de féminas afectadas que varones (de 3 a 4 veces más). Este síndrome puede verse tanto en adultos como en niños, aunque en la práctica neuroquirúrgica se atienden más pacientes adultos.

“Usualmente este padecimiento es reconocido y tratado, por lo cual no es común que sea mortal, pero pudiese serlo de no detectarse a tiempo ya que se sabe que en estos pacientes el riesgo de mortalidad es más alto que en el de la población en general”.

Este síndrome es potencialmente tratable y en algunos casos se puede lograr una remisión completa, afirmó. Sin embargo, es de suma importancia entender que aun cuando el tratamiento haya sido exitoso “existe un riesgo de recurrencia de 20 % o más durante los primeros diez años después del tratamiento, por lo que estos pacientes deben mantenerse bajo seguimiento médico cercano a largo plazo”.

Calidad de vida

De acuerdo con el neurocirujano, la primera línea de tratamiento usualmente es cirugía para remover el tumor que causa la sobreproducción de cortisol. En caso de que el causante sea un tumor de pituitaria, este es removido por un neurocirujano mediante una cirugía hecha por la parte interna de la nariz.

De haber recurrencia de la afección se puede reoperar, administrar radiación (radiocirugía o radioterapia convencional) o utilizar ciertos medicamentos que reduzcan los efectos hormonales del cortisol, manifestó.

“Como podemos ver, existen herramientas que le permiten al paciente tener una calidad de vida razonable siempre y cuando se busque atención médica lo antes posible y haya un seguimiento cercano para detectar cualquier indicio de problemas o recurrencia”. Cualquier modificación en las actividades diarias del paciente dependerá de los hallazgos específicos encontrados durante la evaluación médica.

No Comments Yet

Leave a Reply