Consejos para combatir el insomnio

Aunque no todas las personas duermen todo lo que se supone, la mayoría de los adultos necesita de siete a ocho horas de sueño todas las noches.

Es posible y hasta normal de vez en cuando tener alguna dificultad para dormir debido al estrés, preocupaciones, reacciones a medicamentos, exceso de trabajo o turnos irregulares, o beber alcohol o comer muy cerca de la hora de acostarse. Pero esto es de vez en cuando; cuando ocurre con más frecuencia de la deseada, entonces es un problema de salud que requiere atención.

Si la mayoría de las noches tienes dificultad para dormir o permanecer dormido, podrías tener un problema de insomnio, que en algunas personas es más grave que en otras, pero en todas, igual de incapacitante. Ante la sospecha de un problema de esta naturaleza, pregúntale a tu médico qué alternativas hay para ti. Una vez este determine las causas, te orientará sobre las diferentes opciones de medicamento disponibles.

Según el psiquiatra Edgardo Prieto Agostini, “en nuestro día a día vemos como si todo el mundo estuviera cansado todo el tiempo. En una nación (Estados Unidos) donde la gente valora largas horas de duro trabajo, se toman millones de tazas de café al día y ven la televisión de forma obsesiva, el dormir ha sufrido grandes cambios”.

De hecho, se sabe que el tiempo promedio de sueño nocturno ha caído de aproximadamente nueve horas en 1910 hasta 6.5 horas en 2010.

“Muchos duermen no más de cinco a seis horas por la noche, a pesar de que se ha demostrado que la mayoría de las personas necesita entre siete y ocho horas”.

El insomnio afecta la salud de diversas maneras. Por ejemplo, según el psiquiatra Juan Fumero, a nivel de la mente, existen consecuencias por el impacto negativo del cansancio, como la falta de concentración y el estado de alerta durante el día. “Causa confusión, desorientación, malhumor, ansiedad y falta de concentración y energía”, sostuvo a Buenavida.

A nivel biológico, tiene efectos, entre otros, sobre el corazón, aumentando la presión sanguínea; en la hormona del estrés y en el riesgo de sufrir un infarto. Se perjudica el estómago, produciendo mayor sensación de hambre y bajando la leptina que suprime el apetito, lo que a su vez podría llevar a un aumento de peso.

 Medicamentos con receta médica

Los medicamentos para dormir que se compran con receta médica funcionan bien en muchas personas, pero también pueden causar efectos secundarios graves. Habla con el médico sobre todos los riesgos y los beneficios de utilizar medicamentos para el sueño comprados con receta médica. Los medicamentos contra el insomnio pueden limitar la capacidad para conducir un automóvil durante la mañana siguiente después de haberlos tomado. También pueden causar efectos secundarios poco comunes como reacciones alérgicas graves, hinchazón severa de la cara, comportamientos como hacer llamadas telefónicas, comer, tener relaciones sexuales o conducir sin estar completamente despierto.

Sin embargo, esto está a punto de cambiar, ya que próximamente comenzará a prescribirse un nuevo medicamento que no causa adicción. Es de suma importancia que le preguntes a tu médico de confianza sobre esta opción que podría devolverte la salud que se deterioró al perder el sueño, ya que como puedes ver, el sueño cumple con una función biofisiopsicológica que incide directamente en la salud. Asimismo, encontrarás medicamentos que se venden sin receta, mas también causan efectos secundarios. Revisa la etiqueta antes de comprar algo.

 Consejos para dormir mejor

El primer consejo parece casi obvio: usa la habitación para dormir. ¡Claro! Sin embargo, en ese espacio sagrado, muchas personas comen, usan el teléfono, escuchan música a alto volumen, ven televisión o juegan con la computadora.

Otros consejos del psiquiatra Fabio Lugo son:

  • La temperatura debe ser agradable, ni muy fría ni muy caliente. Evita toda fuente de luz. Aunque sea mínima, el cerebro la detectará. Usa aromaterapia, dos o tres gotas de aceite de lavanda sobre la superficie de tu almohada ayudará.
  • Si no puedes dormirte en los primeros 15 a 20 minutos, levántate y sal de la habitación. Haz alguna lectura apropiada o escucha música relajante a bajo volumen por 15 minutos. Regresa a la cama y repite este protocolo hasta dormir.
  • Cambia las sábanas por unas limpias con regularidad. En ellas se alojan los ácaros, que irritan la piel y causan alergias; por la misma razón cambia las almohadas anualmente. El colchón debe ser firme y si compartes la cama, deberá tener espacio cómodo para ambos.
  • Ejercítate. El sedentarismo te enferma más rápido y te lleva al insomnio. La obesidad afectará el dormir. El ejercicio debe ser en la mañana, nunca cuatro horas antes de dormir.
No Comments Yet

Leave a Reply