Jeimy Osorio: enfocada en sus pasiones

Quizás a simple vista el parecido entre Celia Cruz y Jeimy Osorio no sea muy evidente. Sin embargo, basta con escucharla para darse cuenta de que además de la pasión por la música, tiene esa energía, determinación y entusiasmo que caracterizó a la Guarachera de Oriente.

Comentarios como, ‘eres muy bonita para interpretar a Celia Cruz’ no desanimaron a la actriz puertorriqueña Jeimy Osorio de querer audicionar para Celia, la serie.

“Para la audición fui vestida con un traje similar a los que ella usaba, de la época de los cincuenta. Preparé las dos escenas que nos dieron en el momento y canté ‘El Yerberito’”, recuerda la artista, quien finalmente obtuvo el papel protagónico de la cantante en su juventud. No obstante, quien interpreta las canciones es la colombiana Patricia Padilla, ya que posee un timbre de voz muy parecido al de la artista cubana.

Para personificar a Celia, Osorio quiso adentrarse en su mundo y raíces, por lo que visitó Cuba.

“Fui al Cementerio Colón, visité la tumba de su mamá (Catalina ‘Ollita’ Alfonso) y le llevé flores. Fui al Club Tropicana y me subieron a bailar con los bailarines, y a Radio Progreso. Quería tratar de sentir a Celia lo más cercana posible de su tierra”, sostiene la artista, quien tuvo un rol en Che-A Revolutionary Life, protagonizada por Benicio del Toro.

No obstante, para su asombro durante su estadía en suelo cubano, muchos locales desconocían del aporte musical de Celia no solo a Cuba, sino al mundo.

“Me sorprendió mucho que la gente me reconocía por las novelas y cuando les hablaba de que iba a hacer la vida de Celia Cruz no tenían idea de lo que ella había hecho por Cuba. La gente no sabía de ella a menos que los de afuera les comentaran”, explica sobre el fenómeno, que no debe sorprender, ya que Fidel Castro la vetó por ser una fiel opositora a su régimen.

En ese descubrir, Osorio desconocía importantes detalles de la personalidad, de la que muchos consideran la cantante más importante en la música tropical.

“Era una mujer fuerte que superó todos los obstáculos que tuvo en su camino con mucha alegría y eso me inspiraba mucho. Me hizo valorar lo que tengo, mi país, la libertad, mi familia y mis amigos y aprendí que a pesar de las circunstancias, fue una persona muy feliz”, indica la artista, quien participó recientemente en la película I Love USA y próximamente trabajará en otro proyecto para la cadena Telemundo.

De la mano de su pasión actoral, también se encuentra su amor por la música, algo que incluso surgió mucho antes de la actuación cuando participaba en concursos de canto en la universidad. Osorio está grabando temas para su primera producción discográfica, que según cuenta será una fusión de ritmos caribeños como el vallenato, la bomba y baladas corta venas.

Tuvo que aumentar de peso

Para interpretar a la Reina Rumba, Osorio se sometió a varios cambios físicos que incluyeron la transformación de sus cejas, una prótesis dental y el aumento de aproximadamente 25 libras. Aunque para muchas, eso significaría el pasaporte a las frituras, dulces e hidratos de carbono, la actriz asegura que fue muy disciplinada en el proceso.

“Anteriormente para mantener la línea había eliminado hidratos de carbono como pastas, arroces, dulces, harinas… De pronto cuando llegué a Colombia (gran parte de la serie se grabó allí), me mandaron a subir de peso y empecé a comer más carnes y arroz, pero no comía a lo loco para engordar, e incluso, muchas veces trataba de ir al gimnasio porque no puedo estar sin hacer ejercicios”.

Como es natural, lo que le costó más trabajo fue regresar a su peso. “Bajar de peso es un trabajo no solo físico, sino también mental, de disciplina…, y en el camino aprendí a tenerme paciencia porque no puedo pretender bajar esas libras de la noche a la mañana”, destaca la intérprete de Mara Lozano, en Santa Diabla, quien descubrió en el vegetarianismo un gran aliado para deshacerse de esas libras de más.

“Llevo tres meses sin comer carnes y creo que eso me ha ayudado. Me siento un poco más poderosa a la hora de tomar decisiones y saber qué es lo que quiero darle a mi cuerpo. Si no como carne tengo el poder de decidir no comerme lo que me pueda estar tentando como la donita o el helado”, acota la artista que también ha encontrado en la meditación una forma de aceptarse tal cual es.

“Las meditaciones me han ayudado a comprenderme, tenerme más paciencia, a amarme y desde que comencé a aceptarme ha sido más fácil bajar de peso”, menciona la artista quien diariamente ingiere vitaminas para mantener su sistema inmunológico fuerte. Osorio afirma orgullosa que aún bajo un tren de trabajo muy fuerte mientras grabó en Colombia, nunca tuvo que ausentarse por enfermedad.

Si se trata de buscar relajación, la actriz manifiesta que el ejercicio es su mejor aliado. “Me ayuda a limpiar mi mente, hago cardio hasta que se me vaya la mente en blanco, voy a la playa, medito, me gusta estar en mi casa y no hacer nada”.

¿Cómo cuida de su afro?

La intérprete de Tania Taylor, en la telenovela Maid in Manhattan, es alérgica (no en el sentido literal), al secador de pelo, la plancha y los alisados. Por ello prefiere llevar su abundante cabellera al natural, con un afro que luce con orgullo.

La cantante asegura que mantenerlo así de frondoso no requiere mayores complicaciones.

“El truco está en el recorte, como lo tengo redondo, me lo lavo. A veces me aplico mascarillas de aguacate y aceites de oliva y de coco. Me las dejo 20 minutos, me desenredo el cabello en la ducha para no partirlo y cuando se seca le doy volumen”, comenta sobre su peinado que se ha convertido en su sello personal.

Sin embargo, cuando se trata de la piel, ahí sí es muy estricta y meticulosa. “Si me dejan estoy más de una hora en el baño. Me gusta crear mis propias infusiones de productos naturales como los aceites de almendra, coco o cacao. Trato de mantener la piel hidratada con aceites”.

Momentos inolvidables

Osorio aún no sale de su asombro con el recibimiento que obtuvo por parte de los puertorriqueños a su llegada a la isla. Un recibimiento en la Fortaleza por parte del gobernador, Alejandro García Padilla, una firma de autógrafos y un recibimiento en su natal Ponce, fueron parte de su agenda.

“Fue la semana más gloriosa de mi vida. En toda mi carrera nunca había recibido tanto cariño ni sabía que podía llegar a tanta gente y para mí es un orgullo. Todavía no he tenido la oportunidad de procesarlo, siento que fue un sueño, despertarme en mi casa (en referencia al hogar de sus padres en Ponce), en la firma de autógrafos la cantidad de gente que fue, que me dio regalos, me abrazaron, no hay nada como eso”, dice con una sonrisa.

(Fotos por Felipe Torres/Staff)

No Comments Yet

Leave a Reply